Alicia Amatriain: «De entre todos los premios, este sería el más importante»

La bailarina donostiarra Alicia Amatriain./SARA SANTOS
La bailarina donostiarra Alicia Amatriain. / SARA SANTOS

La bailarina donostiarra está «con un nudo en la garganta» porque el Tambor de Oro «es algo de mi ciudad, a la que llevo en el corazón»

DANI SORIAZUSAN SEBASTIÁN.

El espectáculo de danza 'Donostia Bihotzean' con el que Alicia Amatriain (San Sebastián, 1980) volvió a la ciudad donde nació y creció como bailarina en noviembre era toda una declaración de intenciones. «Ese título es algo que siento de verdad», asegura. Por ello, el haber sido elegida como una de las candidatas al Tambor de Oro no le podía haber hecho más feliz. Con un palmarés impresionante, que incluye el Premio Benois -el Oscar del ballet-, no tiene dudas al afirmar que el máximo galardón de la ciudad «sería el más importante».

- ¿Cómo se siente al ser una de las candidatas al Tambor de Oro?

- Con un nudo en la garganta todavía. Llevo con él desde que me fui de Donostia tras la visita del pasado mes de noviembre. Y no se deshace. Es una cosa preciosa, porque es Donostia.

- ¿Se lo esperaba?

- Qué va, fue una sorpresa total. No sabía ni que estaba entre los 101 candidatos iniciales. Además mi mente no estaba en ello.

- ¿Y qué significaría para usted llevarse el galardón?

- Sería uno de los premios más importantes. Porque es algo muy especial y porque es mi casa, es San Sebastián. 'Donostia bihotzean' no era solo el título del espectáculo que ofrecí en el Victoria Eugenia, era algo que siento de verdad.

- Usted cuenta con un importante palmarés. ¿Qué diferencia marcaría este premio?

- Iría directo al corazón. El resto son muy importantes porque son de la danza. Pero este tiene que ver con el alma, con mi tierra, mi casa.

- Ha pasado mucho tiempo lejos de aquí. Por ejemplo, ¿cuánto hace que no vive una Tamborrada?

- Tuve la suerte de poder estar el año pasado. Pero fue mi primera Tamborrada como adulta. Fue algo muy especial y bonito. Solamente la había visto de niña. Toqué el barril en la Tamborrada infantil de la ikastola Ikasbide. Y desde entonces no había podido estar.

- ¿Qué echa de menos de la ciudad?

- Aparte de mi familia, que es lo que más echo en falta del mundo, lo que más añoro es la playa de La Concha. Me da igual que haga sol, lluvia, galerna... Esa playa siempre me ha dado algo. Y cada vez que vuelvo es el primer sitio que intento pisar.

- ¿Qué opina de que los donostiarras sean quienes elijan al ganador?

- Me parece genial. Porque en realidad es un premio que otorga la ciudad. Es algo que de verdad es de Donostia. Y que los ciudadanos tengan la oportunidad de votar y elegir es algo muy especial. Porque así serán ellos los que entreguen el galardón.

Candidatos al Tambor de Oro

Gran artista
Es la bailarina principal del ballet de Sttutgart. Ganadora del prestigioso Benois de la Danse, otorgado en el Teatro Bolshoi de Moscú y considerado el 'Oscar' del ballet.
El Victoria Eugenia
fue el primer escenario de su vida, donde debutó de niña.
Reconocimiento
El 9 de noviembre recibió un solemne homenaje en el Ayuntamiento.

- ¿En qué momento profesional se encuentra ahora?

- Personalmente me encuentro mejor que cuando tenía 20 años. Siempre me preguntan a ver si he llegado a la cumbre. Pero no lo podría decir. En el momento en que pueda decirlo será porque realmente ya estaré bajando. Siempre hay altibajos, es algo normal. Pero ahora me siento en un momento muy feliz de mi carrera.

- En noviembre se le rindió homenaje en el Ayuntamiento y ahora le nominan al máximo galardón de la ciudad. ¿Siente que Donostia reclama el hueco que se merece por su trayectoria?

- Muchos dicen que he tenido que esperar mucho. Yo digo que cada cosa lleva su tiempo. A lo mejor ellos no me reclaman, pero yo sí que reclamo volver. Sé que llegará el día en el que yo vuelva. Pero todavía no ha llegado ese momento.

- ¿Se ve volviendo a Donostia cuando se retire?

- Voy a ser honesta, no sé dónde me veo volviendo. Me encantaría volver a San Sebastián, pero todo depende a donde me lleve mi siguiente camino. De verdad, si no es en Donostia espero poder hacer mi base en España. Porque lo echo mucho de menos. Son muchos años fuera y necesito volver a mi país . Y si esto pudiera hacerse realidad sería la mujer más feliz del mundo. Pero eso dependerá, como digo, de cuál sea mi siguiente camino.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos