Los 37 años de Patxatxa Taldea

Ángel Gete, impulsor de Patxatxa Taldea, con su hijo Ion, también organizador, ante la señal a la carretera de Hernani. / LUIS MICHELENA
Ángel Gete, impulsor de Patxatxa Taldea, con su hijo Ion, también organizador, ante la señal a la carretera de Hernani. / LUIS MICHELENA

Homenajean a la amoña del Antiguo y Sansustene les premiará en la izada

CRISTINA TURRAU SAN SEBASTIÁN.

Volverá a ser una jornada cargada de emociones. Vecinos del barrio del Antiguo, convocados por Patxatxa Taldea, se reunirán mañana a comer en la sociedad Baso Etxea para homenajear a la 'amoña' del Antiguo, María Luloaga Sarriegi, de 104 años. Las emociones de los integrantes de Patxatxa Taldea, no acabarán ahí. La víspera de San Sebastián, la tamborrada de Sansustene, les realizará un homenaje en la izada. Subirán al estrado el propio Angel Gete y su hijo Ion, que le ayuda en las tareas organizativas.

La comida de homenaje a la abuela del Antiguo se celebrará mañana a las 14 horas en la sociedad Baso Etxea, de Juan de Garay, 4. No estará, previsiblemente, la homenajeada, que aún se recupera de una neumonía, pero en su nombre recibirá el aplauso de los presentes su hija, Maite Salazar Luloaga. «Mi madre ha sido y es todo un carácter», explica Maite Salazar. «Hasta el día 4 de julio de 2017 ha estado viviendo sola y realizando las tareas del hogar en su domicilio de la avenida de Zarautz 21, las conocidas como casas de Lizarriturry».

Ese día, María Luloaga se cayó y se rompió la pelvis. Del hospital pasó a la residencia Argixao de Zumarraga porque no podía vivir sola. «Se ve que no había plazas en otras residencias más cercanas», explica su hija. «Pero está claro que no puede vivir sola y ahora está bastante malita después de pasar la neumonía».

Nacida en Altzo en 1913, María Luloaga es familia por alguna de sus ramificaciones del popular gigante de Altzo, cuya vida acaba de ser llevada a la pantallas. «Mi madre llamaba tía a Dolores, la descendiente que vivía en la casa que construyó la familia frente al caserío donde nació Miguel Joaquín Eleizegi Arteaga, el gigante de Altzo. «Fuimos a visitar a Dolores a su casa pues nos estaba preocupando que mi hijo estuviera creciendo tanto», relata Maite. «Finalmente se quedó en 1'84».

La historia de María Luloaga Sarriegi es fruto de una época. Llegó con 10 años a 'servir' a una familia del barrio del Antiguo desde Altzo. Solo hablaba euskera. No conocía el castellano. Se instaló en Villa Maruxi, en el Paseo der Hériz. «Solía contar que la familia le tiró la ropa al llegar, por antigua», explica su hija. «No pudo salir de casa hasta que llegó su hermana y le trajo un vestido».

A pesar de estas malas formas iniciales María conservó la relación con la familia, tal y como pudo comprobar su hija cuando su madre se paró a saludar a unas personas en la calle Matia. Después trabajó con otra familia descendiente del escritor Benito Pérez Galdós hasta que se casó, relata la hija. Ha conservado su amistad.

Hoy viuda, María Luloaga se casó en la parroquia del Antiguo en 1940 con Vicente Salazar López de Armentia, natural de Tres Puentes, muy cerca de Vitoria Gasteiz. Vicente Salazar empezó a trabajar en la fábrica Lizarriturry en 1938. Tuvieron 4 hijos: José Ignacio, ya fallecido, Martín, Maite y Alberto.

«Mi madre era una mujer especial. No tenía estudios pero era culta y le interesaba la política y los temas de actualidad», explica Maite. «En casa siempre había dos periódicos y mi madre podía hablar desde Gaudí a cualquier otro asunto de interés».

Patxatxa Taldea

Patxatxa Taldea le rinde homenaje. «Nacimos hace 37 años para reunir a gente nacida en el Antiguo y que vivía fuera con los que han seguido en el barrio», explica Ángel Gete. «Supimos que en el barrio de Telleriarte de Legazpi celebraban un encuentro de este tipo y quisimos hacer algo así. La primera comida fue en el Club de Jubilados que estaba entonces en Venta Berri».

A la primera cita acudieron 110 personas. «La edad de los asistentes es bastante alta y la gente tiene la mala costumbre de morirse», ironiza Gete. «Para dar continuidad a las reuniones decidimos años después de nuestro arranque, homenajear cada año a algún vecino o vecina con historia y eso ha ayudado a que cumplamos este año la 37 edición»

El año en que el colectivo cumplía 25 años de andadura supuso un hito en las celebraciones. Pidieron fotos antiguas del barrio y organizaron una exposición repartida entre los distintos comercios del Antiguo. Fue un éxito. También organizaron charlas sobre eventos del barrio como el Torneo de Pelota, la historia de Los Luises y otros temas.

Con motivo de ese 25 cumpleaños, Patxatxa Taldea recibió homenajes de la Tamborrada Infantil del Antiguo, de Antiguoko Kirol Elkartea, de Istingorra y fueron 'artillero de honor' de la Tamborrada del Antiguoko. Este año recibirán el homenaje de la Tamborrada de Sansustene en la izada de bandera de la víspera de San Sebastián en Benta Berri.

La inscripción para la comida de mañana en Baso Etxea tiene un coste de 27 euros y hay que hacerla a trevés de un ingreso en la cuenta de Laboral Kutxa c/c 3035 0235 22 2351032057.

La emoción en esta comida está garantizada. A los sones de la marcha de San Sebastián interpretada por la tamborrada de Baso Etxea, Maite Salazar, en nombre de su ama, recibirá el homenaje de sus vecinos. A ella le tocará llevar en esta ocasión el bastón de mando.

Los homenajeados

1993
Dionisio Ruiz de Alegría
1994
Jesús Ferro
1995
Manuel Odriozola
1996
Imanol Berakoetxea
1997
Fernando Abad
1998
Jesús María Alkain
1999
Angelita Urbikain
2000
Juanito Mendoza «Tamborras»
2001
Jesús María Rubio Raymond
2002
Antiguoko Kirol Elkartea
2003
Valentín Angiozar
2004
Luis Badiola-Tamborrada Infantil
2005
Tomás Ezeiza Intxausti
2006
Nuestros Mayores
2007
Miguel Capa Elola
2008
Chuchin Balda
2009
Antiguotarrak Danza Taldea
2010
Bar Ezeiza
2011
Sociedad Baso Etxea
2012
Xabier Alkorta Andonegi
2013
Foto Miki
2014
Luis Iruretagoyena
2015
Gerardo Bujanda
2016
Eduardo Gazpio
2017
Ana Mari Neira
2018
María Luluaga Sarriegi

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos