Una arriada brillante para cerrar la fiesta