Fiesta completa

La Arriada puso un brillante broche final a un Día de San Sebastián intenso y alegre a pesar de la lluvia, y tras una mañana en la que los más pequeños en la Tamborrada Infantil y Richard Oribe, Tambor de Oro, fueron los protagonistas

AINGERU MUNGUÍA

Donostia ya no es una fiesta, pero ‘que nos quiten lo bailao’. La lluvia no pudo anoche con el tradicional humor y el buen ambiente con el que la Unión Artesana inunda la plaza de la Constitución. Y, por primera vez, como también ocurre desde hace dos décadas con la izada, fue el suyo un protagonismo compartido a la hora de cerrar la fiesta. Representantes de casi medio centenar de tamborradas de toda la ciudad fueron invitados a participar en el acto, lo que confirió a la arriada anoche de un carácter especial.

La Arriada puso un brillante broche final a un Día de San Sebastián intenso y alegre a pesar de la lluvia, y tras una mañana en la que los más pequeños en la Tamborrada Infantil y Richard Oribe, Tambor de Oro, fueron los protagonistas.

La ceremonia de despedida dio comienzo en la plaza de Sarriegui a las 23.30 horas, donde los tambores, barriles y herradas de las 45 tamborradas invitadas -las que han participado en los ensayos con la Unión Artesana- cubrieron el tramo final de aproximación al escenario instalado en ‘la Consti’ y subieron al tablado junto a los protagonistas principales del acto, sin distinción de pertenencia a una u otra compañía o a uno u otro barrio, mostrando el espíritu de confraternización que siempre ha caracterizado a la centenaria sociedad de la Parte Vieja.

Representantes de casi medio centenar de tamborradas de toda la ciudad fueron invitados a participar en el acto, lo que confirió a la arriada anoche de un carácter especial

Una vez sobre las tablas, y dirigidos por el Tambor Mayor Aitor Oyarzabal, los tamborreros desgranaron el clásico repertorio de la Arriada por este orden: Tatiago, Diana, Polka, Retreta, Iriyarena, Caballería de Gallos, Caballería de Viejas y Ataque de Herriko Semes. Con dos minutos de retraso sobre la medianoche por culpa del reloj de la Biblioteca, que no sonó, la Marcha de San Sebastián acompañó la arriada de la bandera en el balcón principal por parte del alcalde, Eneko Goia.

La lluvia fue la protagonista durante toda la jornada y no se quiso ausentar tampoco durante el cierre de la fiesta, lo que no impidió que la plaza registrara un lleno hasta la bandera. Una vez arriada la bandera, los integrantes de la Unión Artesana interpretaron el tema ‘Kabila’ y escenificaron una coreografía creada para la ocasión como despedida y homenaje a las distintas tamborradas participantes.

Para concluir los redobles continuaron con la Marcha de Deba, Cosacos del Kazán, Txuri Urdin, Aupa Gizona, Prashkuarena, Ixilik dago y un masivo y divertido Gau Ibilera. Ya falta menos para... ¡Gora Donostia!

Tamborrada 2018

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos