«Hambre» de tocar la marcha que les hace «felices»

Tras confirmar que la fiesta de los niños se celebraría sin problemas, los peques lidiaron con los nervios y el sueño y se ‘comieron’ el centro de la ciudad

DANI SORIAZU

No lo negaban. La semana la han pasado nerviosos. Por una parte, poniendo a punto cada una de las marchas que tenían que interpretar. Ensayando dos veces al día durante esta semana, en algunos casos, y desde hacía al menos dos meses para no fallar a la hora de la verdad. Pero había otra cosa que les quitaba un poco el sueño. La duda de si el tiempo iba a respetar su gran fiesta o si, por el contrario, iban a tener que pensar en salir otro día. Pero llegó el sábado 20 de enero de 2018 y, por fin, pudieron dejar todas esas preocupaciones en casa. Las calles del centro de San Sebastián fueron suyas. No importaba el sueño o la tensión acumulada. Todo se fue una vez empezaron a golpear sus tambores y barriles. Y se empaparon, sin duda, pero de emoción y felicidad.

Los fusileros de La Salle «Hemos desayunado pronto y tenemos que matar el hambre»

Xabi y Adur, de La Salle
Xabi y Adur, de La Salle / Arizmendi

Xabi Martínez y Adur Neila tenían hambre. Hambre de Tamborrada Infantil y de fiesta, claro, pero también de la que hace rugir el estómago. Para antes de las ocho ya se habían levantado de la cama para empezar a preparar el gran día. El desayuno, por tanto, quedaba un poco lejos cuando en el reloj del Ayuntamiento estaban a punto de dar las 12 del mediodía. «Así que matamos el hambre con estas piruletas», comentaban entre risas y con las lenguas azules a causa del caramelo. Muy acorde con el día, todo hay que decirlo. ¿Sueño? ¿Qué es eso? Nada, más fuerzas no podían tener estos dos niños de 6 y 7 años, fusileros del colegio La Salle. Y eso que Xabi estuvo hasta la medianoche pegado a la tele viendo la izada. No podía evitarlo, «nos encanta esta fiesta», aseguraba. Qué decir de la Tamborrada Infantil: «es muy divertida y especial porque la gente sale a las calles y está feliz».

Las cantineras de Mundaiz «Vivir el día y, cuando acabe, esperar al del año que viene»

Nerea, Eire y Maialen, cantineras de Mundaiz
Nerea, Eire y Maialen, cantineras de Mundaiz / Arizmendi

Nerea, Eire y Maialen estaban aburridas de esperar. Llevaban tanto tiempo esperando para este día que los últimos minutos antes de arrancar se les estaban haciendo eternos. Por eso decidieron que lo mejor era ponerse a jugar. «Es un juego de palmas que hacemos a veces», explicaron estas cantineras de segundo curso de Educación Primaria del colegio Mundaiz. Con una sonrisa permanente en sus caras declararon el día de San Sebastián como una jornada «de mucha felicidad». Ahora bien, aseguraban que habían tenido algo de miedo por si el tiempo les pudiera obligar a suspender el desfile infantil. «Yo en cambio estaba confiada en que saldríamos. Y se ha cumplido», destacaba por su parte una muy segura Maialen. No obstante, como más vale prevenir que curar, tanto ella como sus compañeras procuraron ir bien abrigadas. En sus cestos tenían algunos caramelos que no tendrían ningún problema en repartir tanto con sus amigos del cole como con los niños de otros centros. Y después, ¿qué? «Aprovechar lo que queda de día y esperar hasta el año que viene», comentaban.

Los jóvenes soldados de Atotxa-Arantzazuko Ama «Es un día muy especial para todos»

Lourdes, Haritz, Aimar Rodríguez y Aimar Ortega
Lourdes, Haritz, Aimar Rodríguez y Aimar Ortega / Arizmendi

Lourdes Lagos, Haritz Odriozola, Aimar Rodríguez y Aimar Ortega iban bien pertrechados por si las moscas. «Hace buena temperatura pero aún así hemos decidido ponernos alguna capa más por debajo», señalaban. Estos jóvenes de 5º y 6º de Primaria compartían filas en la tamborrada de la catequesis Atotxa-Arantzazuko Ama. No negaban que el gorro que formaba parte de su uniforme les pudiera llegar a venir bien en caso de que cayeran algunas gotas de lluvia. «Pero no nos preocupa, lo disfrutaremos igual», indicaban. Qué menos. Para eso han estado durante esta última semana ensayando hasta dos veces al día. Preguntados por qué significaba el día de San Sebastián para ellos, no conseguían encontrar palabras para expresar lo que sentían. «Es un día feliz y especial para todos los que somos de aquí», indicaba Haritz. Pero, en conclusión, «es algo que hay que vivirlo, no se puede explicar».

Las aguadoras de Harri Berri-Oleta «A los 16 años entraremos en una tamborrada de mayores»

Las aguadoras de Harri Berri-Oleta
Las aguadoras de Harri Berri-Oleta / Arizmendi

Exprimir al máximo su último año en la Tamborrada Infantil. Ese era el deseo de Irati, Ane, Maitena, Ainhoa e Iraia, así como el de todos sus compañeros de 3º de la ESO del colegio Harri Berri-Oleta. «Es un momento muy especial, tenemos mucha ilusión aunque también nos da algo de pena que sea la última vez que salgamos en la Tamborrada Infantil», destacaban. Estas jóvenes de 14 años, no obstante, tienen claro que su vida como tamborreras no termina aquí, sino que acaba de empezar. «A los 16 años intentaremos formar parte de alguna tamborrada de mayores», indican. En su opinión, eso les dará más independencia pero el objetivo es «no perder la tradición y seguir tocando el día de San Sebastián».

Los cocineros de Larramendi Ikastetxea «Nos pone nerviosos saber que somos los protagonistas»

Unax e Iñaki, de Larramendi
Unax e Iñaki, de Larramendi / Arizmendi

Motivos para ponerse nervioso un día como el de ayer había varios. Para Unax Gil e Iñaki Pérez, de sexto curso de Larramendi Ikastetxea, la causa se parece un poco a lo que se conoce como miedo escénico. «Es que todo el mundo nos va a mirar y vamos a ser los protagonistas de la mañana», explican. Pero una vez puestos en faena nada salió mal porque para eso llevaban unos cuantos ensayos a sus espaldas. El madrugón que se habían pegado también fue importante. A las 8.30 horas ya les habían citado en el centro escolar para poner todo a punto. «Y temíamos que pudiera suspenderse por el tiempo, menos mal que no ha pasado», destacaban alegres.

La ‘unida’ compañía de Summa Aldapeta «No es lo mismo salir un día 20 que un 21»

Varios miembros de la compañía Summa Aldapeta
Varios miembros de la compañía Summa Aldapeta

Cancelar el desfile era una opción que no gustaba a nadie. Álvaro, Alejandro, Naia, Lucía y el resto de compañeros de Summa Aldapeta lo tenían claro: «no es lo mismo desfilar un día 20 que un día 21 o cualquier otro». Y razón no les falta. Donostia Eguna sólo hay uno. Salvado ese escollo y sabedores de que tenían el centro de la ciudad para desfilar con sus tambores y barriles, se mostraban excitados, felices y algo nerviosos. Arremolinados en torno al Tambor Mayor indicaban que iban bien protegidos con varias capas de ropa o camisetas térmicas por si hiciera falta, aunque alguno llegó a señalar que incluso tenía algo de calor.

Tamborrada 2018

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos