«La lluvia no puede con nosotros»

Los alumnos de Claret ikastola tocaron con fuerza y lo dieron todo en su última tamborrada. / REPORTAJE FOTOGRÁFICO: LOBO ALTUNA
Los alumnos de Claret ikastola tocaron con fuerza y lo dieron todo en su última tamborrada. / REPORTAJE FOTOGRÁFICO: LOBO ALTUNA

Defienden con ímpetu el nombre de su compañía, pero a todos les mueve lo mismo: las ganas incontenibles de tocar, gritar y desfilar el día de San Sebastián

Convierten Alderdi Eder en un hervidero de nervios, gritos, risas y emoción. La lluvia perturba su sueño, pero cuando les confirman que la Tamborrada sigue adelante, no hay circunstancia que borre la sonrisa de los más pequeños el 20 de enero. Ayer volvieron a vivir una montaña rusa de emociones. Sobre todas ellas se impuso finalmente la alegría y la ilusión.

La despedida de Claret ikastola. Emocionante adiós al colegio «Por ser el último año lo vamos a dar todo»

La de ayer no fue una tamborrada cualquiera para los alumnos de Claret ikastola. Este centro educativo de Gros echa el cierre este curso y sus alumnos buscan ya nuevo colegio. Ayer fue un día «muy emocionante» para los que desfilaron. Su Tambor Mayor, Itzel, reconocía que este año han vivido la fiesta «de una forma especial». «Este 20 de enero vamos a tocar con más fuerza, dándolo todo», aseguraba. Aunque mantienen la esperanza de que la compañía pueda mantenerse de alguna manera. Según la Tambor Mayor, «igual sigue el año que viene con la Parroquia, estamos mirando eso ahora». También Noa estaba preparada para «cuando digan nuestro nombre gritar y ponernos como locos». Esta alumna de Claret se matriculará previsiblemente en Zuhaizti el próximo curso pero, «si se puede seguir con la tamborrada seguiré». Reconocía, además, que le gusta mucho su vestimenta. «Todos los trajes de tamborrada son de franceses o de ingleses, pero el nuestro es de marineros, de Donosti». La de ayer fue para ellas una Tamborrada especialmente intensa y sentida y la disfrutaron, junto a sus compañeros, como nunca.

Real Sociedad Hípica, a caballo. A lomos de 'Curioso' y 'Doc' «Hay que saber manejar el caballo en este suelo»

Fueron los primeros en llegar a los jardines de Alderdi Eder. Y optaron por llevar chubasquero. Juan (abanderado) y Ander (soldado), de la Real Sociedad Hípica, cruzaban ayer los dedos para que no lloviera. Con 9 y 8 años, respectivamente, estaban ilusionados con desfilar ante sus familias y delante de tanta gente, pero también reconocían estar «nerviosos porque esto no es la arena de la hípica y hay que saber manejar el caballo». Ander desfiló ayer a lomos de 'Curioso' y Juan de 'Doc', después de haber recibido quince clases especiales en la hípica de Loiola. Estaban frescos, pero Ander reconocía que se había ido tarde a la cama porque estuvo viendo la izada. Para coger fuerzas habían desayunado leche y cereales.

Los barriles de Summa Aldapeta. La gran alegría de poder desfilar «Al saber que salíamos hemos empezado a gritar»

¡Qué tensión y qué alegría! Nora, Gabriela y Nora estaban «felices» ayer porque había llegado el día que llevaban «todo el año esperando». Y eso que habían vivido con tensión las primeras horas de la mañana. «Teníamos miedo de que si llovía se suspendiera», reconocían las tres amigas. «Cuando a las 10:30 nos han dicho que podíamos salir, hemos empezado todos a cantar y a gritar». Tienen 10 años y ayer salieron tocando el barril. El próximo año quieren repetir, pero «es a sorteo». Por eso han seguido al pie de la letra los consejos de sus padres. «Nos animan mucho. Nos dicen que es una experiencia muy buena y que hay que aprovecharla. Solo es una vez al año, así que lo haremos».

Los cocineros de Ikasbide. Entre los fogones de Alderdi Eder «Vamos de blanco pero seguro que llega gris»

De blanco impoluto, Joan, Xabi y Oier, de 11 y 10 años iban vestidos ayer de cocineros. Ikasbide se ha sumado a las 29 compañías que contaban con esta figura en sus filas y la ha incorporado este año a su tamborrada. «El traje es blanco pero seguramente llegará gris a casa», bromeaban ayer los jóvenes cocineros. A Joan incluso le gusta el mundo de la cocina y «preparar croquetas». Ayer reconocían que les hacía «mucha ilusión» ser los primeros en encarnar esta nueva figura en su colegio. Por debajo del traje no faltaron las capas. Él llevaba cuatro. Sus compañeros una camiseta térmica para hacer frente al frío.

Las cantineras de Arantzazuko Ama. Cogiendo fuerzas con galletas «Lo que más nos gusta del traje son las medallas»

Oihana, Aldara y Josune se quejaban ayer de que habían desayunado «muy pronto», a las 8:30. Les costó levantarse, pero una vez en marcha estaban muy contentas de poder desfilar vestidas de cantineras con su compañía, Arantzazuko Ama Catequesis. La parte del traje que más les gusta son «las medallas» porque «son brillantes», aunque también lucieron con mucha gracia la boina blanca. En la cesta con flores ayer metían galletas para tener reservas para el camino. Prefieren ser cantineras que tocar el tambor o el barril. Pero tienen clara una cosa: quieren repetir. El año que viene quieren salir en la Tamborrada con su colegio, Mundaiz.

Las aguadoras de La Asunción. Nueva figura en las filas del colegio «Estrenamos un traje que nos parece muy bonito»

El colegio La Asunción incorporó ayer una novedad a su tamborrada. Vira, Valeria y Elena estrenaron la nueva figura que se ha integrado en su compañía. Las tres lucían ayer «más contentas que nerviosas» los trajes de aguadoras. A sus 14 y 15 años, ninguna era novata en la Tamborrada Infantil y todavía tienen «dos años más» para desfilar con su colegio. El traje les parecía «muy bonito», pero «yo prefiero el de cantinera», señalaba Valeria, que ejerció ayer de Aguadora Mayor. Le había tocado madrugar. «Me he levantado a las 6:30 porque tardo mucho en prepararme», reconocía. Y eso que la noche anterior había salido «de fiesta». Y todavía quedaban horas por delante.

Tamborrada Infantil

 

Fotos

Vídeos