Diario Vasco

Itziar Zamora: «Hay días especiales en los que ves 300 ojos llorosos al cantar»

Itziar Zamora
Itziar Zamora / Jose Ignacio Unanue
  • Directora de Kantu Jira, Medalla al Mérito Ciudadano

Su mérito es su hobby. Kantu Jira son grupos de ciudadanos aficionados a la cultura vasca que se reúnen en la calle, en diferentes barrios, para cantar y dar vida a piezas del cancionero popular. Su directora, Itziar Zamora, desvela que se soltarán, como no puede ser de otra manera, en la ceremonia de entrega de las Medallas al Mérito Ciudadano.

-¿Cómo empezó todo?

-Fue hacia el año 2000 ó 2001 en la casa de cultura Larrotxene de Intxaurrondo, gracias al impulso de personas como Joxerra Beloki, luego continuó cantando tras las concentraciones por el cierre de Egunkaria. Somos personas aficionadas, que sabíamos estribillos pero no estrofas, y con inquietud por recuperar el patrimonio cultural que nos legaron.

-Hay grupos en varios barrios de la ciudad, no?

-Sí, en Aiete, Amara Berri, Intxaurrondo, Altza, Antiguo y Parte Vieja. Solemos cantar en las fiestas de los barrios, en eventos especiales como el Olentzero, etc. En la Parte Vieja, los terceros sábados de cada mes, nos reunimos a mediodía en la Fermin Kalbeton con personas que espontáneamente se juntan a cantar con nosotros.

-¿Cuántos se pueden llegar a congregar?

-Suelen ser 30 ó 40 por grupo, pero en la Parte Vieja nos llegamos a juntar 250 ó 300 personas. Somos gente aficionada a cantar, con un poco de 'belarri', pero sin cultura musical especial.

-Cada día será diferente, no?

-Así es, hay días que hay una fuerza especial en el grupo. No sé por qué, pero se nota en el ambiente. Hay días que la gente está apagada y otros que notas una fuerza especial en las voces. Cantar es una forma de compartir emociones y lo que he sentido a veces aquí no lo he notado en Barcelona o Colonia. Ves 300 ojos llorosos, notas que las voces salen de muy adentro. Es de envidiar las ganas y la implicación de gente que, al cantar, se muestra muchísimo más joven de la edad que tiene.

-¿Esperaban recibir la medalla al mérito ciudadano?

-Para nada. Ha sido una sorpresa, aunque hace tres o cuatro años ya se rumoreó nuestra posible candidatura.

-¿Han conocido a los otros galardonados?

-Sí, y tengo que decir que es un lujo recibir el galardón rodeados por estas personas. Qué peso tienen y qué grandes son todos.

-Suelen bailar también cuando cantan, ¿preparan algo para el día de la ceremonia?

-Sí, damos opción a bailar en alguno de los puntos del recorrido que hacemos por la calle. Y, efectivamente, preparamos algo especial. cantaremos la canción popular 'Donostiyako Ziudadia', de Pedro Mari Otaño (1857-1910) en homenaje a esta ciudad. Es una canción especial por la descripción que hace de San Sebastián.

-¿A quién dedicarán la medalla?

-A la cultura que nos han dejado nuestros antepasados y a quienes se afanan en modernizarla y hacerla nuestra. A los que nos dejaron y a quienes siguen cantando.