Diario Vasco

Los otros Tambores en el 'desierto'

Los Duques de Alba frente al  palacio de Arbaizenea en 1980.
Los Duques de Alba frente al palacio de Arbaizenea en 1980. / EFE
  • El caso de Ángels Barceló no ha sido el único en el que el Tambor de Oro ha quedado sin dueño. Este episodio de la historia de Donostia ya se vivió otras dos veces

Por muy sonado que esté siendo, el de este 2017 no ha sido el único caso en el que el Tambor de Oro ha quedado desierto. Desde que el máximo galardón de la ciudad fuera creado en 1967, se han contabilizado otras dos ocasiones en los que nadie se ha llevado el premio.

Para encontrar el primer caso debemos viajar en el tiempo hasta 1984, en tiempos en los que el PNV también ostentaba el Gobierno local y Ramón Labayen era el alcalde de la ciudad. El 17 de enero de aquel año el Pleno municipal se reunía para votar la nominación de los Duques de Alba al Tambor de Oro. Unos candidatos que no eran del agrado de todos los partidos que componían la Corporación donostiarra. Así, el concejal de HB Félix Soto señaló que en su partido mostraban su asombro "por las personas nominadas porque no entendemos que se quiera dar el Tambor a unas personas porque vengan a San Sebastián todos los años". (¿Les suena de algo?) En su argumentario, Soto destacó que "también Franco vino a San Sebastián durante 40 años y no parece que eso sea un motivo suficiente".

El Partido Socialista compartía la misma opinión que HB. Odón Elorza, concejal socialista, indicó en su turno que en su grupo político no creían "que se reúnan méritos suficientes (...) para que sean merecedores de esta distinción del CAT (Centro de Atracción y Turismo)".

La Alianza Popular de Gregorio Ordoñez y Euskadiko Ezkerra, por su parte, eran partidarios de que el CAT no necesitara una ratificación en el Ayuntamiento para poder nombrar el Tambor de Oro, propuesta que no salió adelante.

Por su parte, el PNV votaba de modo afirmativo a la propuesta de los Duques de Alba porque "es una ratificación del acuerdo del CAT y este organismo ha tomado con madura reflexión" y añadía que "consideramos acertada la elección del Tambor de Oro que se propone este año".

Finalmente la votación quedó de la siguiente manera: Euskadiko Ezkerra, PSOE y HB votaron que no. El grupo popular se abstuvo y el PNV votó que sí. Resultado: los Duques de Alba siguieron veraneando en Donostia pero sin el galardón en una estantería de su finca de Aiete.

Amaia Montero podría tener su Tambor...

El Tambor de Oro del 2003 también quedó desierto. El alcalde de San Sebastián en aquel entonces, Odón Elorza, se veía obligado a retirar su propuesta de otorgar el galardón a La Oreja de Van Gogh, al no recabar los apoyos suficientes. En aquel año el conjunto de música donostiarra contaba con Amaia Montero como solista. La cantante no pudo saborear el premio ni aquel año, ni cuando sí fue concedido al grupo en el año 2010, cuando Leire Martínez ya ocupaba su lugar. Tampoco este 2017, a pesar de estar en las candidaturas.

Los socialistas presentaron como nuevo candidato para aquel 2003 al Museo Chillida-Leku, y el resto de formaciones se abstuvieron ante la propuesta. No obstante, aún quedaba una última oportunidad para que el galardón no quedará desierto, ya que se sometía a votación esta candidatura en Junta de Portavoces. Sin embargo, tampoco en este caso se alcanzó un acuerdo, ya que las formaciones de la oposición volvieron a abstenerse.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate