Diario Vasco

vídeo

Fernando Michelena, presidente de Kemen. / MICHELENA

«Ver sillas de ruedas en una carrera está normalizado»

  • Kemen recibe la Medalla por su labor en la inserción de personas con discapacidad a través del deporte adaptado

Fernando Michelena es presidente de Kemen, la asociación que lleva 23 años trabajando en favor de la inserción de las personas con discapacidad mediante el deporte adaptado. Echa la vista atrás y se acuerda de la asignatura de gimnasia durante su etapa escolar: «Tenía que quedarme en una esquina mientras el resto daba la clase». En aquel escenario, en el que resultaba casi impensable que una persona en silla de ruedas pudiera participar en pruebas deportivas, varios aficionados al esquí alpino adaptado decidieron en 1994 crear una agrupación que permitiera no solo la integración social de las personas con movilidad reducida, sino también su máxima realización personal.

- ¿Se les han pasado los sofocos de los primeros días tras conocer que iban a recibir la Medalla?

- Para nada. Desde el lunes ha sido una locura total y seguimos abrumados y sorprendidos, porque no lo esperábamos. De hecho, el lunes al mediodía ya me había quedado sin batería en el móvil de toda la gente que nos escribió. Cuando me llamaron del Ayuntamiento para comunicarme la noticia, me dieron tanta información que yo decía a todo que sí, pero no me quedé ni con la mitad.

- ¿Qué es eso que más le abruma o le sorprende?

- Que no nos lo esperábamos. Para empezar esta Medalla nos va a servir para visibilizar el trabajo que llevamos tantos años haciendo y que aunque tiene su premio con los logros del día a día, este es el mayor reconocimiento que se puede dar a una entidad y es un impulso tremendo para seguir trabajando.

- Por lo tanto, en el caso de Kemen, la Medalla es un reconocimiento a los méritos logrados y un empuje a los retos que quedan por superar.

- Claro, cada día para nosotros es un nuevo reto. En los inicios nos llamaban locos por querer hacer deporte. Nos decían que suficiente teníamos ya con lo nuestro. Por suerte, hoy en día, ver a gente en silla de ruedas o con handbike en una carrera o esquiando es de lo más normal. Y es la línea que hay que seguir. Si en el cole van de excursión que al alumno en silla de ruedas no le pongan ningún impedimento.

- Es decir, que la sociedad se deshaga de las barreas invisibles, porque suficiente hay por hacer con las físicas, ¿no?

- Eso es. Hay que poner el foco también en la calle. Desde el mero hecho de ir a trabajar, al cole, a pasear... Siempre tenemos que estar peleando por alguna cosa o contra algo. No olvidemos que todos nos hacemos mayores y que nuestra movilidad se verá reducida, por lo que estas medidas beneficiarán a todos a futuro. Por eso, nuestra finalidad es que tengamos todos los mismos derechos y oportunidades. Por ejemplo, en los polideportivos hay un gran trabajo por hacer, instalando máquinas adaptadas en los centros de los distintos barrios. Eso sería perfecto.

- ¿Y cree que esa perfección existe o pueda llegar más pronto que tarde?

- Digamos que el día que Kemen desaparezca, significará que la normalización es plena y que hemos conseguido nuestro objetivo. Hasta entonces, ahí seguiremos.

- Le queda una semana para pensar qué decir en el Salón de Plenos, ¿lo tiene claro?

- Aún no lo he pensado, pero una mención muy especial irá dedicada a todos los voluntarios, sin duda.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate