Diario Vasco

vídeo

Leire Ozcariz y Ana Zirikiain, durante la entrevista. / MICHELENA

«Pusimos un grano de arena a que las niñas salieran de tamborrero»

  • Nueve exalumnas de la ikastola Jakintza recibirán el próximo 20 de enero la Medalla al Mérito Ciudadano

Su historia es de las más singulares de los cinco galardonados este año con la Medalla al Mérito Ciudadano. Hacía unos quince años que Sara Iturrioz, Ana Zirikiain, Leire Ozcariz, Idoia Amas, Nora Lizartza, Ainitze Blanco, Miren Sorne Uranga, Ainitze Errasti y Josune Izagirre, exalumnas de la ikastola Jakintza, no se veían. Pero el hecho de que con diez años pusieran su «granito de arena» para que miles de niñas pudieran participar en la Tamborrada infantil vestidas de tamborrero les ha servido para reencontrarse y recibir uno de los máximos galardones de la ciudad.

- ¿Cómo fue su historia?

- A finales del año 82 empezamos a decirle al director de la ikastola que queríamos salir de tamborrero, pero nadie nos hacía ni caso. Salir en la Tamborrada no era solo el día 20, sino también la preparación previa. Por las tardes, los chicos se quedaban a ensayar y como éramos cantineras, nos quedábamos, pero solo a mirar. Y nosotras queríamos participar en la fiesta al igual que ellos.

- ¿Qué fue lo que les impulsó a acudir a instancias superiores?

- Suponemos que el espíritu reivindicativo. Un día ahorramos un poco de dinero cada una, nos cogimos un taxi y nos plantamos en el Centro de Atracción y Turismo. No sabemos quién nos dijo que era el C. A. T quien organizaba la Tamborrada, pero allí nos fuimos, cuatro niñas de diez años en un taxi.

- ¿Y cómo les recibieron en la oficina al llegar?

- Imagínate. Llegamos allí las cuatro, alborotadísimas, hablándole a alguien que estaba detrás del mostrador, pero que estaba tan alto que ni veíamos quién era. Como si fuera un gallinero, todas a la vez diciéndole a aquella persona que queríamos hablar con el director porque nos parecía una injusticia que no pudiéramos salir en la Tamborrada. Coincidió que el director del C. A. T. salía en ese instante a comer y ante el barullo nos dijo que hablara la más alta, que era Sara Iturrioz. Nos preguntó de qué colegio éramos y que ya hablaría con nuestro director.

- La cara de su director al enterarse tuvo que ser un poema...

- Nos echó una bronca que para qué te voy a contar. Nos dejó bien claro que no íbamos a salir para nada. Ese año 1983 no salimos, pero al año siguiente...

- Llegó su momento.

- Tampoco, porque ya estábamos en 6º y solo podían salir los alumnos de 4º y 5º, pero al menos pusimos un grano de arena para que las niñas pudieran desfilar vestidas de tamborrero sin necesidad de camuflarlas entre las filas, quitarse los pendientes o esconderse el pelo.

- ¿Cómo reaccionaron al saber que recibirían la Medalla?

- Nos ha costado creérnoslo, pero nos hace mucha ilusión. Todo fue a raíz de un comentario a un amigo...

- Les ha servido para reencontrarse de nuevo, ¿no?

- Claro, hacía unos quince años que no nos veíamos porque con el tiempo cada una hizo su vida. Pero bueno, ya hemos hecho plan y la víspera cenaremos todas en mi casa (Ana) para recordar viejos tiempos.

- Y el día 20, ¿a quién le dedicaran la Medalla?

- A todos los donostiarras y a todo aquel que quieran disfrutar de nuestra fiesta.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate