Diario Vasco

¡Con ganas de fiesta!

  • Como ordena la tradición, con las campanadas de la medianoche los tambores y barriles de Gaztelubide han abierto en la plaza de la Constitución 24 horas de Tamborrada. Ha sido una ceremonia tradicional, despojada de los extras que la habían caracterizado los dos últimos años

Donostia es una fiesta. Como ordena la tradición, con las campanadas de la medianoche los tambores y barriles de Gaztelubide abrieron en la plaza de la Constitución 24 horas de Tamborrada en honor al santo patrón. Fue una ceremonia tradicional, despojada de los extras que la habían caracterizado los dos últimos años, pero no por ello menos emocionante. Una Izada de las de toda la vida.

Con frío, sin lluvia ni apenas espacio para moverse y cuando los ecos del Real-Barça de Copa no se habían apagado aún, el corazón de la Parte Vieja estalló de júbilo con los primeros compases de la Marcha de San Sebastián. José Ramón Mendizabal, Tambor Mayor de la compañía desde 2010, alzó los brazos al cielo para dirigir la pieza, mientras la multitud coreaba enloquecida la letra de Serafín Baroja.

En el balcón del edificio municipal -engalanado para la ocasión como las fachadas de las viviendas-, Eneko Goia subía la bandera de la ciudad al ritmo de la música, una imagen de felicidad que se repite por segunda vez desde el acceso del regidor jeltzale a la Alcaldía. A su lado, los miembros del Club Vasco de Camping hacían lo propio con la ikurriña, un honor que suele recaer en el Tambor de Oro, galardón que ha quedado desierto. En el primer piso, los 50 afortunados ciudadanos elegidos por sorteo para presenciar el acto desde las alturas gozaban de su privilegiada posición.

Con el champán corriendo por la plaza, Gaztelubide tocó con precisión la Aintzinako Martxa, zortziko que desde 2013 ocupa el segundo lugar en el repertorio oficial de la fiesta. Los dantzaris de Kresala, invitados habituales al tablado de la ‘Consti’, fueron los encargados de ejecutar la coreografía.

También se subieron al escenario los miembros del Coro de Gaztelubide, que con algunos refuerzos del Orfeón Donostiarra pusieron voz a las marchas de Sarriegui y un nudo en la garganta al público que llenaba la plaza. A los 50 tambores, los 75 barriles y las 35 aguadoras de Gaztelubide se sumaron -como viene ocurriendo desde principios de siglo- los representantes de todas las tamborradas de adultos que recorren la capital guipuzcoana. En total, unas 250 personas coincidieron sobre el tablado.

Diez piezas clásicas

Sin tiempo que perder, la fiesta continuó con Diana, Comparsa de Caballería de Gallos, Tatiago, Gau Ibilera, Polka, Retreta, Comparsa de Caballería de Viejas e Iriyarena, partituras desgranadas con la misma intensidad con que las tarareó la audiencia.

Además del cocinero David de Jorge -premiado con el Barril de Oro de Gaztelubide-, tuvo su cuota de protagonismo Joseba Garmendia, nuevo Barril Mayor de la compañía en sustitución de Alberto Matilla, quien desempeñó esta tarea durante seis años tras tomar el relevo del popular ‘Markitos’. Si soltó alguna lágrima fue en la propia sociedad, donde al inicio del desfile se escenificó el traspaso de poderes. Antes de enfilar hacia la plaza de la Constitución, Gaztelubide tuvo tiempo de estrenar himno y precalentar el ambiente por las calles de la Parte Vieja.

Con Iriyarena se dio por terminada la Izada, otro síntoma de que ha vuelto la normalidad a la ceremonia después de los fastos por el 75 aniversario del Coro Easo en 2015 y la Capitalidad Cultural Europea hace doce meses. Será en la Arriada cuando se escuchen esas melodías oficiosas de la Tamborrada que en un día como este también encuentran hueco en el corazón de los donostiarras.

Cambio de tercio

Atrás quedan ya los importantes actos que se organizaron el año pasado con motivo de la Capitalidad Cultural Europea de Donostia. Aquel día, hubo un sinfín de gestos en todos los barrios y, por supuesto, en los actos clave del Día de San Sebastián, hacia ese hito que acababa de dar comienzo. Hace dos años, el Coro Easo tuvo protagonismo en la Izada y en la Arriada y tampoco quedan tan lejos los actos por el Bicentenario de la ciudad.

Hoy, los donostiarras sabemos que, en este día, el mayor atractivo estarán en las compañías que toquen por las calles de los barrios de la ciudad. Ellas son la esencia de la fiesta y quienes darán calor a la misma.

1.000 personas más

Cada año se plantea el debate de si esta fiesta comienza a estar ya saturada o si tiene aún margen de crecimiento. Las cifras apuntan, sin duda alguna, al segundo caso. Son 140 tamborradas adultas las que desfilan por la ciudad entre esta noche y mañana, unos números que, aunque cada 20 de enero parecen inmejorables, doce meses después se ven de nuevo superadas.

De hecho, este año la ‘familia’ tamborrera donostiarra da la bienvenida a seis nuevas compañías. Dos de ellas, Santa Teresa y Ur Tantta, desfilarán por El Antiguo, mientras que las otras cuatro lo harán por el Centro: Asociación de Padres de Alumnos de SUMMA, Hotel de Londres y de Inglaterra, COIIG y Eiztari Etxea. La Presentación de María, en el otro lado de la balanza, es la única baja respecto al año pasado y no saldrá mañana a tocar.

Mardan, por su parte, es la única compañía que desfilará dos veces en estas 24 horas. Como en los últimos 23 años, tocará en la Izada en Martutene y lo volverá a hacer mañana en la Arriada de este mismo barrio.

Y es que si una virtud tiene esta fiesta es que llega a todos los rincones de la ciudad. Aunque el Centro es el barrio más animado en este día, con 30 compañías desfilando por sus calles, no hay ninguna zona que no cuente con tamborradas por sus calles y, en muchos casos, con su Izada y Arriada.

Y siempre hay, además, casos especiales. Por ejemplo, a estas 140 compañías que tocarán en poco más de 24 horas por las calles donostiarras hay que sumar a Urki Arraun Elkartea, esa tamborrada popular que organiza la sociedad después de la cena de esta noche y en la que casi medio centenar de integrantes toca por las calles de la Parte Vieja junto a una banda de txistularis.

En cuanto a números totales, la fiesta crece en algo más de mil personas. Según los datos aportados por las diferentes agrupaciones, este año participarán en las tamborradas adultas del Día de San Sebastián 17.366 personas, por las 16.227 de 2016. Más de 2.200 músicos acompañarán a estas 140 compañías.

En la Tamborrada Infantil, por su parte, los números son similares a los del año pasado. Son 42 los centros escolares y asociaciones que participarán en el desfile de mañana a las 12.00, con un total de 4.977 de niños y niñas. Además, en las tamborradas infantiles que desfilan entre hoy y mañana por diferentes barrios de la ciudad, participarán 2.720 jóvenes más.

Sin tregua

Este año, literalmente hablando, no habrá descanso en estas 24 horas de fiesta. Y es que gracias a la nueva tamborrada de Santa Teresa, que sale entre las 4.00 y las 7.45 horas, durante todo el Día de San Sebastián habrá alguna compañía tocando.

Así las cosas, sólo queda abrigarse y salir a la calle para, como integrante de cualquier tamborrada o como espectador, disfrutar de las 24 horas más intensas del año de la capital guipuzcoana. Hará frío, pero la emoción que se siente al escuchar las marchas del Maestro Sarriegui hará que suba la temperatura ambiental. Es, en definitiva, el calor de la fiesta.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate