Diario Vasco

Los txikis pueden con todo

  • Los jóvenes tamborreros, bien forrrados de ropa, protagonizaron las doce tamborradas que desfilaron por la ciudad como previa a la Izada. Hoy será su gran día

Las previsiones anunciaban frío. Pero no un frío normalito, no. Frío siberiano y una media de tres grados de temperatura. Eso sí, sin lluvia, por lo que la solución era sencilla: muchas capas de ropa y a tocar con más energía que nunca para entrar en calor. Dicho y hecho. Las doce Tamborradas formadas por los donostiarras más pequeños desfilaron ayer por los distintos barrios de la ciudad como avanzadilla de lo que estaba por llegar, y lo hicieron, combinando a la perfección el disfrute por la fiesta; cierto toque de nerviosismo; un sentimiento de orgullo por participar en un día tan especial, y metidos completamente en su papel.

TAMBORRADA INFANTIL

  • Tamborrada infantil de Katalina Erauso

  • Los niños protagonizan el inicio de la fiesta de San Sebastián la previa

  • Tamborrada del colegio Biteri-Zuhaizti

  • Tamborrada del colegio Mendiola Bidebieta

  • Tamborrada infantil de Axular Lizeoa

Así, el núcleo por excelencia de la fiesta donostiarra, la Parte Vieja, retumbó con los redobles del batallón de Gaztelubide Txiki. Formaron filas frente a la Sociedad, sin cesar el barullo inevitable del centenar de tambores, barriles y aguadoras, con vestidos de primeros del siglo XX, de entre 7 y 14 años que componen la Tamborrada y que se mostraron ansiosos por arrancar. Sonaron las primeras notas de la Marcha y llegó el silencio, el hormigueo en la tripa y las miradas pícaras de los niños buscando de reojo a sus allegados entre el público. Y con una charanga, también infantil, compuesta por los alumnos de la Escuela Municipal de Música, comenzó un desfile muy emotivo debido al fallecimiento ayer mismo del padre del director de barriles, Santi Gaytan de Ayala, quien afrontó el duro momento junto al resto de sus compañeros de Tamborrada. Al terminar el recorrido, la Sociedad mostró su apoyo a la viuda con la entrega de un ramo de flores. Y todos volvieron a interpretar la Marcha de San Sebastián.

Alargar la fiesta

No obstante, los niños de Gaztelubide, que ayer celebraron su sexto aniversario, no fueron los únicos en desfilar por la Parte Vieja. Siguiendo la tradición, que se inició en 1984, los Ángeles de Kresala cautivaron un año más a quienes les siguieron por el recorrido.

Su visita a la iglesia de San Vicente fue uno de los momentos estelares de la tarde y que más gente congregó. Y no solo porque permitiera a más de uno entrar en calor, sino porque los componentes de la Tamborrada pusieron de banda sonora la Marcha de San Sebastián a la coreografía interpretada por el grupo de baile de Kresala, mientras les rodeaban cientos de padres y curiosos, que consideran este momento una cita obligada en la víspera de San Sebastián.

Los Ángeles tocaron el último redoble de la víspera. Ni uno más se escuchó desfilando por la ciudad hasta que José Ramón Mendizabal ‘Mendi’, con su bastón de mando, dirigiera a los mayores de Gaztelubide hacia el tablado de la plaza de la Constitución para iniciar de forma oficial a la fiesta.

Pero antes, otros barrios, apuestan desde hace años por estirar un poco las 24 horas, que para muchos resultan insuficientes. Es el caso de Katalina de Erauso Txiki, que desde las 16.30 horas de ayer desfiló por Podavines y Mercaderes, con alrededor de medio centenar de tambores y barriles, aunque alguno sufriera serias dificultades para seguir tocando mientras el gorro le tapaba la vista.

El aperitivo tamborilero en Gros corrió a cargo del colegio público Zuhaizti desde las 15.15 horas, y justo a la misma hora hicieron lo propio los alumnos de Intxaurrondo Hegoa, por la zona sur del barrio, e Intxaurrondo Ikastola, por Zarategi, Mons y plaza Sorozabal. De animar la zona de Bidebieta se encargó el colegio Mendiola desde las tres de la tarde. Los niños de Axular también se desdoblaron, y unos desfilaron a las 15.00 horas en dirección al parque de Aiete, mientras que el segundo batallón, diez minutos después, se dirigió hacia la zona de Etxadi.

Además de la Parte Vieja, que también disfrutó con el primer desfile de la jornada protagonizado por los alumnos de la ikastola Orixe a las 14.30 horas, otro barrio cargado de ambiente desde la tarde de ayer fue Altza. Dos compañías pertenecientes al colegio de Altza y Harri Berri estuvieron tocando enérgicamente durante más de dos horas en total como aperitivo de la gran fiesta que llega hoy.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate