Diario Vasco

Dulce resaca de una fiesta multitudinaria

fotogalería

Operarios proceden al desmontaje del tablado de la plaza de la Constitución tras 24 intensas horas de festejos al ritmo de las marchas de Sarriegui. / USOZ

  • El dispositivo de limpieza recogió 17 toneladas de residuos de las calles de la Parte Vieja y el Centro tras las 24 horas de Tamborrada

  • Goia destaca la «alta participación» de tamborreros y público y la ausencia de incidentes

La Tamborrada 2017 ha sido un éxito. Lo dice el alcalde y lo corroboran las cifras oficiales de la fiesta. El día de San Sebastián más multitudinario de los últimos años se saldó con un balance positivo en el que destaca la ausencia de incidentes.

A la masiva afluencia de público contribuyó sin duda la proximidad del fin de semana, capricho del calendario que provocó que la Parte Vieja apareciera casi tan llena en la Arriada como en la Izada. Para ver el inicio de los festejos se reunieron unas 8.000 personas en la plaza de la Constitución, sus accesos y balcones, según los datos de Donostia Festak.

Cerca de 25.000 donostiarras participaron activamente en la Tamborrada, con su tambor, su barril, con su errada, como gastador o como organizadores de alguna de las 140 compañías que recorrieron la ciudad. Con un censo de 186.064 vecinos a 1 de enero de 2016, la capital guipuzcoana puede presumir de que un 13,44% de sus habitantes es parte activa de su fiesta patronal.

El esquema de la Tamborrada volvió a sus orígenes, lo que supuso que la plaza de la Constitución contase con 160 metros cuadrados más para el público. Sin los extras de anteriores ediciones, la Izada fue sentida, coreada y aplaudida. A ello contribuyeron la Tamborrada de Gaztelubide, los representantes las tamborradas de los barrios, el coro de Gaztelubide, el grupo de dantza Kresala y, al frente de todos ellos, José Ramón Mendizabal -Tambor Mayor de Gaztelubide-, Ainhoa Olasagasti -Aguadora Mayor- y Joseba Garmendia -Barril Mayor-, que este año estuvieron acompañados durante la interpretación de la Marcha de San Sebastián, por Iñigo Barandiarán y June García Lizarralde, Tambor Mayor y Aguadora Mayor de Euskal Billera Txiki, en homenaje al 90 aniversario de esta tamborrada infantil.

En el edificio de la antigua Biblioteca, el alcalde y representantes del Club Vasco de Camping izaron las banderas de Donostia y la ikurriña, respectivamente. El ambiente que se respiraba en los balcones desprendía emotividad y donostiarrismo, con las Medallas al Mérito Ciudadano y los 50 afortunados en el sorteo.

El viernes, la Tamborrada Infantil, en la que participaron 4.977 niños, congregó a unos 34.500 espectadores a lo largo del recorrido desde Alderdi Eder. Las tamborradas en los barrios se celebraron sin incidentes durante toda la jornada y, ya por la noche, la Arriada tuvo un carácter más participativo y menos protocolario, con la Unión Artesana interpretando melodías tales como 'Isil Isilik dago' o 'Txuri Urdin'. En el escenario, al igual que en la izada, representantes de la infantil de Euskal Billera, que también tuvieron el honor de arriar la ikurriña y poner punto final a la fiesta.

Eneko Goia destacó ayer la «normalidad» con que se desarrollaron las celebraciones y la ausencia de incidentes. Ni la Guardia Municipal ni Donostia Festak han reseñado ningún incidente y eso «siempre es para felicitarse», subrayó el alcalde. Sí hubo, en cambio, más de un centenar de atenciones sanitarias por problemas menores. La Casa de Socorro atendió a 57 personas la noche de la Izada y a otra treintena la noche de la Arriada. La mayoría presentaba cortes, heridas, golpes y lesiones. Según los datos provisionales facilitados, DYA acudió a unas 30 emergencias, algunas de ellas por intoxicaciones etílicas.

Goia destacó asimismo la alta participación. «La ciudad se ha volcado y hemos visto más gente que nunca. Se suele decir que somos una ciudad pasiva, pero este día hemos demostrado que sabemos participar y disfrutar, tanto los que se meten de lleno en el papel de tamborreros como quienes contemplan el espectáculo desde fuera. Se ha vivido buen ambiente en toda Donostia», valoró el regidor jeltzale, quien agradeció la «intensidad y entrega» de cuantos pusieron su granito de arena para que la Tamborrada fuera un éxito.

El concejal de Actividades Festivas, Alfonso Gurpegui, afirmó por su parte que esta es una fiesta «viva, vibrante y goza de una excelente salud. Una fiesta que se vive con gran intensidad emocional y que incide positivamente en la creación de grupo y en la idea de ciudad como un espacio colectivo del que merece la pena formar parte».

El edil del PSE indicó que la Tamborrada es la actividad festiva que cuenta con la participación «más plural tanto desde el punto de vista generacional como desde el punto de vista de la integración» y prometió seguir trabajando «en la consecución de una Tamborrada totalmente igualitaria».

Batalla contra los orines

Donostia recobra poco a poco la normalidad, proceso en el que los servicios de limpieza juegan un papel fundamental. El dispositivo especial para los días 20 y 21 permitió retirar de las calles de la Parte Vieja y el Centro un total de 17.700 kilos de residuos, según el responsable del departamento de Vías Públicas, el socialista Miguel Ángel Díez.

En el operativo participaron treinta operarios (cuatro conductores, seis peones-conductores, seis peones maquinistas, seis peones de barrido, cuatro peones de baldeo manual, un peón de baldeo mixto con cisterna, dos peones recolectores y un peón de fachadas.

Comenzaron su jornada a las 5 de la madrugada, tanto la víspera como tras la Arriada, y se ayudaron de dos grandes camiones cisterna de 16 y 8 metros cúbicos y una treintena de vehículos de menor tamaño (recolectores, barredoras de calzadas y aceras...) y carros de barrido y mangueo.

Para la eliminación de los malos olores producidos por orines y vómitos se emplearon diez bidones de cinco litros cada uno del producto que habitualmente usan las brigadas municipales. El vertido se realizó en los puntos críticos, como las calles Santa Korda, Bilintx, Elvira Zipitria, Perujuantxo, Sokamuturra, San Juan, Mayor, Embeltran, 31 de Agosto, Narrika, Fermín Calbetón y Juan de Bilbao, los alrededores de las iglesias de San Vicente y Santa María y las plazas de Lasala y la Trinidad.

Hubo otras actuaciones relacionadas con Vías Públicas, como la retirada de pancartas en la plaza de la Constitución y el Boulevard -con una dotación de la Guardia Municipal- o la rotura de una tubería en el Antiguo que obligó a intervenir a los Bomberos. Debido a las bajas temperaturas, se decidió esparcir sal en aceras y pasarelas peatonales y seis operarios del servicio de limpieza se dedicaron a recoger los excrementos de los animales durante la Tamborrada Infantil.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate