«En ochenta años nunca hemos pedido permiso para tocar esta noche»

Sí; el barril no es un barril, el bastón de mando es una escoba y no hay txaranga sino txistu. Y detrás de Jagoba, Ricardo y Óscar está Manu González Aramendi dispuesto a salir al río con su skiff./ MIKEL FRAILE
Sí; el barril no es un barril, el bastón de mando es una escoba y no hay txaranga sino txistu. Y detrás de Jagoba, Ricardo y Óscar está Manu González Aramendi dispuesto a salir al río con su skiff. / MIKEL FRAILE

Jagoba Astiazaran, Ricardo Unzueta, Óscar Rodríguez La de Urki es la 148 (o así) |

Begoña del Teso
BEGOÑA DEL TESO

Lo dijo el mismo alcalde Donostiakoa al presentar las formaciones tamborreras que tocarán a redoble desde las 00.00 horas de hoy/mañana hasta bien entradas las primeras del 21: 'Son 147 compañías... más la de Urki'. Efectivamente, la comparsa de la sociedad náutico deportiva Ur Kirolak no aparece en el censo municipal de compañías de tambores y barriles, su recorrido no está contemplado en los planos festivos editados en estos días y no lleva cuatro semanas ensayando. Es carnavalera, atípica y libertaria. De eso hablamos con el presidente de Urki, Ricardo, con Jagoba, uno de los 14 txistularis que acompañan a los que tocan sobre artefactos trapezoidales, y con Óscar, maestro escobador.

- ¿No?

- No. Nunca en los 80 años que Urki lleva tocando la tamborrada. ¿Por qué habríamos de haberlo hecho?

- No sé. Como todo en estos cientos de desfiles está tan reglado, milimetrado, cronometrado. Como cada vez hay más y más y más. Como ya las charangas se contratan en Huesca porque las de La Rioja ya están comprometidas. Como si tú pasas ahora por Urbieta yo he de esperar en San Martín hasta que te pierdas por Centenario...

- Verás, esta sociedad (que en 2023 cumplirá 100 años) lleva lo dicho, unos 80 celebrando el día del Patrón. Y como siempre hemos sabido que era una juerga carnavalera y nunca olvidamos que bajaban los franceses de Urgull con sus tambores militares y los pinches, los marmitones, los josemaritarras les daban la réplica burlona redoblando en sus barriles, toneles o lo que tuvieran a mano...

- Pues...

- ...Nunca se nos ocurrió ni formar en filas, ni vestirnos de cosacos, ni pedir permiso alguno. Ni contratar charanga. ¿Para qué si siempre hemos tenido en la sociedad magníficos txistularis?

- ¿Quiénes, por ejemplo?

- Ahora está al mando Anton Mendizabal pero te podríamos citar a los Arregi, a los Urreta. Jagoba, que ya sabes que es zestoarra y profesor en el Conservatorio de Bilbao, ha sido el último en unirse a la fiesta. No creas que ninguno de ellos o ellas tienen la plaza fija. Hay lista de espera. Larga. Desde hace mucho tiempo vienen txistularis de Iparralde. De Hernani. Viene Iñaki Eguren. Y Jon Ansorena. Alguno hace doblete.

- ¿Por? ¿Cómo?

- Hay quien forma parte de la Banda Municipal de Txistularis y tiene que tocar , también, mañana en la entrega del Tambor de Oro.

- Jagoba, ¿qué le aporta el txistu a la Marcha, a tanta percusión?

- Color. Color en Fa sostenido.

- ¿En Fa... sostenido?

- Se suele decir que se trata de la 'antigua tonalidad brillante de los instrumentos callejeros'. Prácticamente es una tonalidad olvidada. De hecho, para tocar hoy y mañana en ese Fa sostenido has de cambiarle una pieza al instrumento. La usas tan poco que yo no sé si la tengo en casa de mi madre, en Zestoa o dónde. Tendré que pedírsela a alguien.

- ¿Y por qué seguís sosteniendo ese Fa si hasta creo que un año a uno de los vuestros se le olvidó esa pieza en casa y solo salió del paso porque es txistulari de los buenos?

- Porque sí. Porque nos gusta. Porque acaso haga 80 años que se toca de tal manera. Seguro, sí, que en el 92, cuando era presidente Joseba Olasagasti, sonaba ese Fa. Consigues medio tono más alto. Como es más agudo, algunos opinan que también resulta más.. sonoro. Mucha gente cree que con el txistu la Tamborrada será más estridente pero resulta al revés.

- No solo me fascina la escoba-bastón de mando del Tambor Mayor sino vuestros trapezoidales instrumentos de percusión. ¿Qué son?

- Hemos dicho que los donostiarras les daban la réplica a los napoleónicos con los utensilios que tenían más a mano. Pues bien, estos se utilizaban para echar el agua en barreños, ollas, calderos, fregaderas. Y suponemos que también para el achique de las txalupas donde hubiese entrado la mar.

- Ensayaréis a tope ¿no?

- Síiiiii ¡Cinco minutos antes de salir! Por Dios, son cuatro golpes. Cuatro golpes que los donostiarras conocemos desde pequeños, ¿a qué viene eso de ponerse a ensayar tres meses antes de la fiesta? Nosotros, tocamos una, solo una, para calentar y ya está, ¡a divertirnos!

- ¿De dónde salís? ¿Del mismo río?

- ¡No! De nuestra otra sede que está en esa plaza pequeña que se abre en la calle Esterlines. Podría ser la plaza de Urki. O del Burunda. De Lira. Del Juantxo del Danena. Vamos a Portaletas, llegamos a Santa María, enfilamos para Sarriegi y regresamos. Luego, dentro de la sociedad seguimos tocando, cantando... Hasta la media de cualquier hora.

- Tendréis fieles seguidores...

- Año tras año, más. La gente que no ha podido o querido entrar en el maravilloso agobio de la Konsti descubre de pronto que a la misma hora nosotros estamos bien cerca. No izamos bandera alguna pero tocamos y vamos a gusto por nuestro camino.

- Me pregunto qué pensarán de vosotros las 147 restantes.

- Tenemos su respeto y amistad. Saben nuestro recorrido. Conocen nuestra idea de la fiesta. Nos vemos en algunas reuniones. Bien. Felices.

 

Fotos

Vídeos