Preludio de tamborrada con un rayo de sol

Las tamborradas de los colegios han iniciado un año más la fiesta grande de San Sebastián recorriendo cada barrio de la ciudad

Los más pequeños de Jesuitas, uno de los colegios que ha desfilado esta tarde de la víspera de San Sebastián. / Ainhoa Múgica
XABIER GARATE

Los sonidos de la Tamborrada ya suenan por toda la capital guipuzcoana gracias a miles de niños que adelantan la fiesta a la tarde de la víspera de San Sebastián recorriendo los alrededores de sus colegios al son de las marchas de Raimundo Sarriegui. Muchos de ellos volverán a desfilar mañana, si el tiempo lo permite, que parece que sí. Al menos esta previa festiva ha dado espacio al optimismo pues mientras muchos de ellos desfilaban, al filo de las cuatro de la tarde, la lluvia cesaba por completo y se podía ver algún rayo de sol, y de esperanza.

Tras este preludio musical, festivo y alegre de los txikis la ciudad va cobrando calor pese al mal tiempo con los preparativos de las cenas y de la fiesta posterior. En la 'Consti' ya todo está listo para que a las 00.00 horas los tambores y barriles de Gaztelubide acompañen a la izada de la bandera de San Sebastián. Será el inicio oficial de las 24 horas más intensas del año en la ciudad.

Más

El sol también estuvo presente en el encuentro de los alumnos de Zuhaizti con los txikis de Biteri en Gros.
El sol también estuvo presente en el encuentro de los alumnos de Zuhaizti con los txikis de Biteri en Gros. / J. F.

La noche apunta a menos fría que la del 20 de enero del año pasado , aunque la lluvia puede aparecer de forma intermiente. Será, en cualquier caso, la de este año una Tamborrada llena de chubasqueros y capas transparentes entre los participantes y de paraguas en el público. No obstante, y pese a la molestia que siempre suponen los chaparrones y el viento, se prevé una Víspera y un Día de San Sebastián tan concurridos como siempre. El hecho de que la fiesta caiga en fin de semana y que sea una jornada única en el año y muy esperada por muchos donostiarras contrarrestará el mal tiempo. Por complicado que parezca, la fiesta ha vuelto a crecer, con tres nuevas compañías y 500 participantes más.

Es, eso sí, un crecimiento, en cierta forma, comedido. En el último decenio, sólo en un año, 2014, se fundaron menos compañías que en este 2018, en el que se da la bienvenida a AMPA La Salle Loiola, la Asociación de Amigos de Angulas Aguinaga y Claret/MB Gizarte Kultur Elkartea. Son, en total, 143 tamborradas de adultos, a las que hay que sumar esa compañía de Urki Arraun Elkartea que sale por las calles de la Parte Vieja junto a una banda de txistularis.

Así las cosas, serán casi 18.000 los adultos que salgan tocando en sus respectivas compañías, a los que habría que sumar 8.000 niños y niñas más que salen en diferentes tamborradas entre hoy y mañana. Alrededor de 26.000 personas participan activamente en la fiesta de una ciudad de algo más de 186.000, lo que representa una cifra algo menor al 15%. La participación ha crecido en algo más de 2.300 personas en tres años y 5.700 desde 2011. Teniendo en cuenta que hay zonas como la Parte Vieja en las que no se permite que se inscriban nuevas compañías y otras en las que los horarios para estas tamborradas son muy restringidos, así como las características de la ciudad, es verdaderamente meritorio que la fiesta siga batiendo récords. Además, la participación femenina es cada vez mayor.

Se mantiene la esencia

Este crecimiento de la fiesta refrenda también el éxito de la fórmula de la misma. En el Día de San Sebastián, salvo efemérides muy puntuales como el Bicentenario de la ciudad o la Capitalidad Cultural Europea, hay pocas novedades y éstas, normalmente, buscan crear momentos únicos para cada vez más donostiarras. El sorteo para presenciar la Izada y la Arriada desde los balcones municipales es cada año un éxito y para este año la mayor novedad es la invitación a representantes de todas las tamborradas a participar en la Arriada, otro acto que ha crecido enormemente en los últimos años, junto con la Unión Artesana.

No se pierda

1. El momento esperado.
Esta medianoche, cuando el reloj de la plaza de La Constitución marque las doce, José Ramón Mendizabal dirigirá a Gaztelubide y a los representantes del resto de tamborradas para que la primera Marcha del año suene perfecta. Será el momento más esperado por muchos donostiarras.
2. Si la lluvia lo permite.
Los txikis son quienes más pendientes estarán del tiempo, ya que en caso de lluvia sus tamborradas se aplazarán. A las 12.00, en Alderdi Eder, están citados los casi 5.000 participantes en la Tamborrada Infantil. Están en el aire también la de El Antiguo y Amaratarra.
3. 25 años como Tambor Mayor.
Tasin Eceiza, Tambor Mayor de la Tamborrada Senior de la Peña Anastasio, cumple 25 años en el cargo. Esta tamborrada, la más numerosa, saldrá a las 17.30 desde Easo y, como novedad, sus tres compañías tocarán a las 18.15 en el Ayuntamiento con una txalaparta.
4. Una arriada concurrida.
La mayor novedad de este Día de San Sebastián es que un representante de cada Tamborrada acompañará a la Unión Artesana en la Arriada. Al ser en sábado, también se espera que la afluencia de público a la plaza sea mayor de lo habitual.

El éxito de esta fiesta reside precisamente en la esencia de la misma: son muchos los donostiarras que asumen como un ritual tocar en alguna de las 143 tamborradas y son otros muchos los que viven esta jornada con auténtica devoción. Eso ha favorecido la expansión de esta fiesta a lo largo y ancho de la ciudad y prácticamente durante las 24 horas del 20 de enero. De hecho, sólo habrá 30 minutos de tregua, entre las seis y media de la madrugada que terminan Euskal Billera y Xarmanta, y las siete, cuando salen Kresala Nagusi y Donosti-Zarra.

‘La Consti’, kilómetro 0

Será la plaza de La Constitución, como tantas otras veces, el centro neurálgico de la fiesta, ese volcán que entrará en erupción en la medianoche de hoy para arrojar alegría a todos los rincones de la ciudad. No obstante, en otros barrios donostiarras, e incluso en la misma Parte Vieja, habrá otras izadas más íntimas pero igual de emotivas.

Prendida la mecha de la fiesta, sólo quedará que el mal tiempo no sea un obstáculo para poder disfrutar plenamente de ella. Con un ojo en el cielo y otro en su Tambor Mayor, miles de donostiarras sentirán esa emoción que supone, cada 20 de enero, tocar la Marcha de San Sebastián.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos