Un puzzle de 20.000 piezas

Parte Vieja, Centro, Antiguo y Gros son las zonas con más problemas para encajar nuevas tamborradas

Tamborreros de Jatorra y Vasconia interpretan juntos una marcha de Sarriegui tras coincidir durante sus respectivos desfiles por las calles del Centro. /LUSA
Tamborreros de Jatorra y Vasconia interpretan juntos una marcha de Sarriegui tras coincidir durante sus respectivos desfiles por las calles del Centro. / LUSA
Jorge F. Mendiola
JORGE F. MENDIOLA

La Tamborrada es la fiesta de las grandes cifras. Un total de 143 compañías de adultos desfilarán por la ciudad con más de 17.000 tambores y barriles y cerca de 3.000 músicos en sus filas. Son 20.000 piezas en movimiento, en un periodo de apenas 24 horas y en un espacio limitado: un puzzle que cada año se encargan de componer, no sin dificultades, entre Donostia Festak y los delegados de las siete zonas en que se divide el mapa de San Sebastián. Todo ello sin contar a los 8.000 niños de las infantiles, que también ocupan lugar. Pero, ¿hay sitio para nuevas tamborradas o ha llegado el momento de cerrar la puerta a más incorporaciones?

En 2018 ha bajado el número de compañías de estreno. Mientras en anteriores ediciones la lista crecía a un ritmo de cinco, seis o incluso ocho, en esta ocasión serán solo tres las novatas: Amigos de Angulas Aguinaga (Centro), AMPA Claret Ikastola (Gros) y AMPA La Salle (Riberas de Loiola). Hacerles un hueco no ha sido tarea fácil, pero al final han podido encontrarles encaje. El incremento acumulado de tamborradas desde 2010 es del 33,6%, es decir, que en apenas ocho años la fiesta ha crecido un tercio de tamaño y se acerca a su aforo máximo, al menos en algunos barrios como Parte Vieja, Centro, Antiguo y Gros.

Parte Vieja
22 tamborradas
Es la zona más saturada de la ciudad, epicentro de la fiesta y escenario de las ceremonias de la Izada y la Arriada.
Centro
31 compañías
Suman más de 5.000 efectivos, además de la Tamborrada Infantil en la que participan 4.995 niños.
Gros
24
Entre las 5 y las 11 de la mañana habría sitio, pero el resto del día está cerca del aforo máximo.
Antiguo
23
Esta zona incluye Aiete y Añorga Txiki (2 compañías) y cuenta con el desfile infantil que recorre el barrio por la tarde.
Altza-Intxaurrondo
18
Koxkorra, Artzak Ortzeok, Bidebieta, Boskotarrak, Internacional, Gurea, Haizalde, Herri Ametsa, Intxaurra, Irurak, Jolastokieta, Kosakos, La Anunciata 75, Mons, Leosiñeta y Bertsolari, Txirritako, Uliazpi y Zulo Zahar.
Amara-Riberas-Morlans
16
Abandotarra, Amara Berri, AMPA La Salle, Donosti CD, Donosti Cup, El Sauce, Erriberatarrak, Goazen Erreala, Ikasbide, Irauli, Katalina Erauso, Lagun Berriak, Morlanstarrak, Santiagomendi, Amaratarra y Urtoki.
Loiola-Egia-Martutene
9
Aitor, Arrano, Donosti Gain, Ametzagaña, Loiolatarra, Mardan, María Reina, Ur Zaleak y Zuloidan.

«En este momento, el Centro está totalmente saturado y no entra ya ni media tamborrada», asegura Chema Cibrián, delegado de la zona. Son 31 las compañías que tocan entre la plaza Centenario y el Boulevard, además de la Tamborrada Infantil, que obliga a cortar la mitad de las calles desde primera hora. Cibrián explica que el desfile de Amigos de Angulas Aguinaga se ha programado para las 8 de la mañana porque no había espacio libre en otra franja más apetecible. «Las opciones que les ofrecimos eran de 4 de la madrugada a 10 de la mañana, que son las peores horas, pero es lo que queda», advierte, al tiempo que concluye que «lo mejor» es cortar ya el grifo porque una nueva tamborrada en el Centro tendría «enormes dificultades» para ubicarse. De hecho, este fue uno de los acuerdos alcanzados en la reciente asamblea de tamborradas del barrio, si bien la última palabra la tiene el Ayuntamiento a través de Donostia Festak, más partidario de hacer encaje de bolillos que de cercenar por decreto las ilusiones de la ciudadanía. Amigos de Angulas Aguinaga han superado todos los obstáculos y debutarán el día 20 con la obligación de cumplir una norma no escrita de la fiesta y que facilita las cosas en la calle: si te cruzas con otra compañía en el recorrido, tocas con ellos un par de piezas y después sigues tu camino. Acceder al listado oficial conlleva ventajas, como el «buen rollo» existente entre veteranos y noveles. «Si les hace falta algo, se procura ayudarles. Por ejemplo, nos acaban de llamar de otra compañía diciendo que no tenían banda de música», cuenta Cibrián. El sábado se moverán por el Centro las tamborradas de Amigos del Europa, Anastasio y Anastasio juvenil, Empleados de Kutxa, AMPA Summa Aldapeta, Hotel de Londres y de Inglaterra, Atlético San Sebastián, Cantábrico, Catedral Centenario, Lagun Artea, Colegio de Ingenieros Industriales de Gipuzkoa, Donostiako Amara Areto Futbol KE, Emakumeen Etxea, Eiztari Etxea, Eskaut Gia, Espai Catalunya, Gaztedi, Gizartea, Jatorra, Kaialde, Eskola, La Espiga, Los Corcones, Marianistas, Mundaiz, Ondar Gain, Antonio Bar, Txubillo, Universidad de Deusto y Vasconia.

Real Club de Tenis y Zubi Musu, compartiendo una pieza en el Antiguo.
Real Club de Tenis y Zubi Musu, compartiendo una pieza en el Antiguo. / SARA SANTOS

Los delegados advierten de que solo quedan libres los horarios e itinerarios «menos apetecibles»

En la Parte Vieja sufren la misma problemática, agravada en este caso por la estrechez de las calles y la configuración de la trama urbana. Un total de 22 tamborradas marchan entre el Boulevard y Urgull, centro neurálgico de la fiesta con las ceremonias de la Izada y la Arriada en la plaza de la Constitución. Aitzaki, Aizepe, Amaikak-Bat, Ardatza, Arrano Beltza, Casa de Álava, Casa de La Rioja, Esperanza, Kale Lagunak, Euskal Billera, Gastronómica, Gaztelubide, Urgulldarrak, Kañoyetan, Kresala Gazteak, Kresala, Lur Gorri, Ollagorra, Sociedad Fotográfica, Unión Artesana, Xarmanta y Zubi Gain atienden a un plan medido casi al segundo y al milímetro. Es la única forma de que no choquen unas con otras.

A los efectivos adultos hay que sumar los 8.000 niños que desfilan desde Alderdi Eder y en algunos barrios

La situación en Gros, con 24 tamborradas, es algo más llevadera, pero también empiezan a escasear los espacios y tiempos disponibles. José Luis Rodríguez, delegado de zona, afirma que «técnicamente» entre las 5 y las 11 de la mañana habría plazas libres para nuevas tamborradas, mientras que el resto del día -incluso a primera hora, de 9 a 11 horas- ya es «bastante complicado» meterse. A Claret, la única compañía que se estrena en 2018, les han podido encajar «con calzador» de 9 a 12 de la mañana. Entre las 5 y 9 de la mañana no hay ninguna tamborrada por el barrio y las calles están libres. «El problema es que no es un horario apetecible», admite Rodríguez. Fuera de esa franja sería ya «prácticamente imposible, por no decir imposible», aceptar más tropas. Una solución sería tocar en lugares poco frecuentados, como entre Sagüés y el reloj de Ategorrieta, algo que parece poco probable. «En los diez o quince últimos años hemos tenido que mover recorridos de tamborradas ya existentes para hacer sitio a las nuevas», subraya el coordinador de Gros, una zona que por su planeamiento favorece que los sonidos de las bandas se mezclen, otro hándicap a tener en cuenta en el diseño de los itinerarios. «Hay buena voluntad, lo que no hay es sitio», argumenta Rodríguez, quien aporta una perspectiva solidaria al debate. «Siempre se ha intentado satisfacer los deseos de las nuevas compañías. No somos nadie para decirles que no pueden salir, aunque hay unos horarios ya cerrados porque no hay espacio material. Lo que no es posible es salir todas las tamborradas a la misma hora y por el mismo lugar. Ya somos 143 compañías en la ciudad y el espacio es el que es». Por el área de Gros desfilarán Antxeta, Bera Bera, Beti Erreala, Casa Galicia, Centro Burgalés, Club Ciclista Donostiarra, Donosti Dolphins, El Cangrejo, Errekamari, Gure Borda, Ingenieros-Kursaal, Irrintzi, Itxas Gain, Jesuitas, Katu Arraiak, Kondarrak, La Gaviota, Lagun Garbiak, Itsasburu, Txofreko Lagunak, Umore Ona, Zuhaizti Eskola y Zurriola Ikastola.

«Hay lugares y horas en los que es imposible meter más gente. La ciudad no da más de sí», subrayan

El Antiguo es uno de los barrios que peor horizonte ofrece a quienes deseen formar una nueva compañía. Desde 2015 han acogido a cuatro debutantes y hoy por hoy el barrio está «saturado» desde las 15 horas hasta la noche. «Es inviable meter más, aunque de mañana todavía habría huecos y de noche, también», señala Juan Fernández, delegado de las tamborradas del Antiguo. Aquí la fiesta, como la vida, gira alrededor de la calle Matia, arteria principal «por la que todo el mundo quiere desfilar, a poder ser por la tarde, y no puede ser». Hay compañías, como Tecnun, que empezó hace tres años, que han elegido calles menos transitadas, como Lorea, que está «prácticamente virgen». «Y están encantados», enfatiza. Otras, como Santa Teresa Ikastetxea, han preferido sacrificar el horario por tener un recorrido más céntrico. Ellos salieron a las 4 en su debut de 2017 y este año adelantarán una hora el desfile y tocarán junto a Berio y Santo Tomas Lizeoa. En la zona del Antiguo hay 23 tamborradas, sumando la infantil y las dos que tocan en Aiete y Añorga Txiki: Antiguoko, Atotxa Erreka, Baso Etxea, Benta Berriko Lagunak, Berio, Tecnun, Donosti-zarra, Ibadan, Ekintza, Jakintza, Axular, Xexene, Real Club de Tenis, Sansustene, Santa Teresa, Santo Tomas Lizeoa, Santo Tomas Lizeoa juvenil, Istingorra, Txirain, Unibertsitateko danborrada, Ur Tantta y Zubi Musu.

Los demás barrios de la ciudad tienen capacidad suficiente para absorber la demanda, ya sea por su extensión (Altza, Intxaurrondo...) como por la presencia no tan numerosa de tamborradas: en Amara, que engloba Morlans y Riberas de Loiola, solo hay 16 compañías, si bien la zona de menor aglomeración es Loiola-Egia-Martutene, con 9. Pero, aparte de tener sitio y horario disponible, las tamborradas de nuevo cuño deben observar una serie de exigencias de Donostia Festak. La primera, contar con un mínimo de 60 miembros, de los que 40 serían barriles y 20, tambores, una proporción de dos a uno. Pueden empezar con trajes de soldado y/o aguadoras y de cocineros, pero las que tienen menos disponibilidad económica se decantan por el traje de cocinero para su debut. Por norma general, todas las nuevas compañías son mixtas. Antiguamente todas eran masculinas y con el paso de los años se han ido reconvirtiendo y permitiendo la participación de las mujeres. De hecho, solo quedan seis que son únicamente masculinas. La última excepción fue la Casa de las Mujeres, que está considerada no mixta. En cuanto a la seguridad durante el desfile, la presencia de agentes de Movilidad o Guardia Municipal va en función de la disponibilidad y así lo avisan desde la organización. De entrada, Donostia Festak pide a las tamborradas que se encarguen ellas mismas de esta tarea con un par de componentes con chalecos reflectantes para cortar el tráfico en las esquinas. Luego hay una serie de compañías que, en función de por dónde circulan o la peligrosidad del recorrido, suelen contar con agentes.

Niños y mayores de Euskal Billera y Kresala se cruzan en una peatonal.
Niños y mayores de Euskal Billera y Kresala se cruzan en una peatonal. / JOSE MARI LÓPEZ

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos