Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

REGRESO CON MI BARRIL

Xabi Prieto
XABI PRIETO

Llevo días con la cuenta atrás para San Sebastián porque este año, por fin, volveré a desfilar tocando en la fiesta más nuestra. No lo hacía desde chaval, cuando salí en la Tamborrada Infantil con el Lizeo Santo Tomás, en aquellos tiempos en los que la ama nos forraba de ropa a mí y a mi hermano por debajo del traje para que no tuviésemos frío. En Alderdi Eder se hacía larga la espera si el tiempo no acompañaba pero la ilusión podía con todo.

Vuelvo a tocar y sigo fiel al barril. Siempre me ha gustado más que ser tambor, quizás porque responde mejor al carácter festivo del día. También fui gastador en la ikastola cuando todavía no podía tocar porque no tenía la edad. Es el día más especial para un donostiarra y hay que disfrutarlo de cualquier forma: de gastador, tambor, barril o desde la acera acompañando a las distintas tamborradas.

Al colgar las botas en junio una de las cosas que sabía que iba a hacer era salir en la Tamborrada. Así que cuando me dijeron para apuntarme a la del Hotel Londres no me lo pensé dos veces. Lo haré con mi mujer, su hermana y mi cuñado. Solo de escuchar la música de Sarriegi en los ensayos ya se me pone la piel de gallina. No quiero ni pensar las sensaciones que viviré cuando empecemos a desfilar. Lo hacemos al mediodía del día 20, una buena hora para disfrutar de la fiesta, ya que te permite aprovechar la cena de la víspera y no hay que madrugar demasiado. Además, este año los hijos aún son pequeños para salir en la Infantil. El que viene a lo mejor tengo más problemas...

El Día de San Sebastián es para exprimirlo las 24 horas pero se me presenta un gran dilema por la tarde, porque coincide el partido de la Real en Vallecas y la tamborrada del Atlético, en la que salía mi aita con el osaba. Llevo muchos años sin perdérmela, es una tradición, pero no sé cómo me lo voy a montar. Lo ideal sería ver el partido después sin enterarme del resultado pero lo veo difícil. Tampoco descarto asomarme y verla desde el balcón, pero tendré que girar la tele... Si me quedan fuerzas y ganamos me sumaré a la arriada. Ondo pasa!

 

Fotos