Richard Oribe: «Muchos me dicen que este año ya no se me escapa»

El nadador donostiarra, Richard Oribe./
El nadador donostiarra, Richard Oribe.
Richard Oribe, nadador

El ganador de dieciséis medallas paralímpicas persigue un año más su sueño de hacerse con el Tambor de Oro, «el mayor reconocimiento posible»

DANI SORIAZUSAN SEBASTIÁN.

Al nadador Richard Oribe (Donostia, 1974) lo de optar al Tambor de Oro no le suena a nuevo. Lleva unos cuantos años en las quinielas para hacerse con este premio, pero sólo ha llegado a rozarlo con los dedos. Ahora muchos le dicen que «este año no se nos escapa». Con un palmarés impresionante, en el que lucen 16 medallas paralímpicas, asegura que nada es comparable al máximo galardón de la ciudad, «es el mayor reconocimiento posible». Su parálisis cerebral nunca le ha frenado para cumplir sus sueños. Y en esta ocasión no va a ser diferente.

- ¿Cómo se siente tras haber sido elegido como uno de los candidatos para el Tambor de Oro?

-Pleno de satisfacción y de orgullo. Fue todo un subidón. Hace poco más de un año que me he retirado de la alta competición pero parece que la gente se sigue acordando de mí y me sigue queriendo. Y que esos que te quieren sean tus conciudadanos todavía me emociona más porque, como se suele decir, nadie es profeta en su tierra.

-¿Qué hizo cuando se enteró de la noticia?

-Venía de Bilbao con mi entrenador Javi de Aymerich escuchando la radio del coche cuando escuché que estaba entre los candidatos. Sonreí y dije 'ahora a esperar'. Mi entrenador me dio la enhorabuena, llamamos a mi familia y desde ese momento el teléfono no paró de sonar y de recibir mensajes de enhorabuena.

- ¿Qué opina de que sean los donostiarras los que elijan al ganador?

- Me parece más bonito por depender exclusivamente del cariño y del valor que te da la gente de la calle.

-Después de tantos años en los que ha rozado el galardón con la punta de los dedos, ¿tiene miedo de que se le pueda escapar?

-Creo que si la votación es popular lo tengo menos difícil. Me siento muy querido por mucha gente. Tengo muchos amigos dentro y fuera de la natación y mucha gente que en Donostia, donde nací y he vivido, me quiere y me dice que van a votar. Una frase que me repiten mucho es que este año no se nos se escapa.

-Tiene una medalla al mérito de la ciudad. Pero usted desea con todas sus fuerzas el Tambor.

- Es que no tiene nada que ver una cosa con la otra. Para un donostiarra, o al menos para mí, el Tambor es el mayor reconocimiento posible. Medallas al mérito se dan todos los años y es un orgullo haberla conseguido. Comparándolo con la competición, el Tambor es medalla de Oro con récord del mundo y la medalla es quedar finalista.

Los datos

Natación como terapia
Fue el deporte que eligió para tratar su lesión de parálisis cerebral.
22 años en la alta competición,
participando en 6 paralimpiadas y 6 mundiales.Todo un medallista olímpico. Ha estado en las paralimpiadas de Barcelona, Atlanta, Sidney, Atenas, Pekín y Londres. Ha ganado 16 medallas 8 de oro, 6 de plata y 2 de bronce.

-No lo tiene fácil, las otras candidatas también tienen muchos peso, ¿verdad?

-Efectivamente, todos somos personas que hemos destacado cada uno en su terreno. Es muy difícil comparar y equiparar los méritos de cada uno siendo actividades diferentes. Al final la gente votará por la simpatía que le tenga a cada uno.

-¿Y tras veintidós años de alta competición, en los que ha participado en seis paralimpiadas y seis campeonatos del mundo, le da vértigo poder verse ganador del Tambor de Oro?

-Vértigo no sé, es un premio que no se puede equiparar a todas las medallas paralímpicas y mundiales. Las medallas las he ganado con mi esfuerzo, mi trabajo, mis renuncias al ocio, planes con amigos y por el apoyo de mi equipo técnico y de mi familia que han estado a mi lado en todo momento durante tantos años compartiendo éxitos y también tropezones. El Tambor es otra cosa, es el premio con el que manifiestan el cariño mis conciudadanos. El hecho de estar entre los cinco candidatos ya es importante.

-¿A quién dedicaría el premio?

- A todos los que me han apoyado y han estado a mi lado durante mi trayectoria, mi familia, entrenador, equipo técnico, amigos y a todos los ciudadanos de Donostia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos