Doble sesión por el barrio de martutene

Doble sesión por el barrio de martutene

I. U.

Fundada en 1993, Martuteneko Danborrada cumple por dos veces cada año con la gran fiesta de San Sebastián. Es la única tamborrada que hace doblete, ya que toca de 0.00 a 3.00 horas de la madrugada y se echa a la calle también por la tarde, de 18.00 a 21.00 h. Se podría pensar que salir una vez a alegrar las calles del barrio les debió parecer poco a sus fundadores, pero esta curiosidad tiene una explicación mucho más lógica.

«A la gente le suele sorprender. Surgió desde el principio, porque uno de los fundadores siempre decía 'lo que se iza, se arría'. Si no se empezó con las dos salidas desde el primer año, no se tardó mucho en decidir hacerlo», explica con satisfacción Tania Manchado, secretaria, miembro de la Junta Directiva y tamborrera desde años.

No es la tamborrada más grande, ni mucho menos, ya que cuenta con alrededor de 85 miembros, pero salvo alguna baja puntual, sus integrantes se comprometen un año sí y otro también con sus dos salidas y más de seis horas de desfile: «Es una tamborrada de barrio, de amigos y de familia, una compañía en la que todos salimos por amor al arte, para disfrutar sobre todo nosotros, porque todos los que salimos amamos la Tamborrada y la vivimos intensamente», proclama convencida.

Tanto para Tania como para muchos de sus apasionados compañeros, formar parte de la única tamborrada con doble sesión es un auténtico placer y, ciertamente, algo honorífico. «No sé si somos especiales, pero a mí sí me genera orgullo. Personalmente, es un día en el que se me quedan cortas las 24 horas. Suelo seguir de fiesta durmiendo apenas cuatro horas e incluso a mí y a otros muchos nos saben a poco las dos salidas», explica. Tanto es así que en la pasada edición decidieron echar el resto en sus bodas de plata: «Salimos tres veces para celebrar el 25º aniversario».

El barrio cuenta también desde 2012 con la presencia de la tamborrada de Fundación Ametzagaña, pero cuando se fundó Martuteneko Danborrada, y durante casi 20 años, ha sido la única. «Este hecho influyó para decidir hacer dos salidas y para determinar los recorridos, que son diferentes». Y es que la víspera hacen la Izada en el parque y salen desde allí para recorrer buena parte del barrio, mientras que el 20 por la tarde arrancan desde la cárcel y completan un recorrido similar, pero en el sentido contrario: «Entonces tocamos primero a los de las afueras, por decirlo así, antes de llegar al barrio». El motivo es muy sencillo. «Martutene parece pequeño y el núcleo quizá lo es, pero en cuanto a territorio es muy extenso. Si no lo hiciésemos así, las zonas del Apostolado o Eguzki Lore, entre otras, se quedarían sin Tamborrada. Y eso no puede ser», recalca esta devota del Día de San Sebastián.

Como no podía ser de otra forma, Martuteneko Danborrada cuenta con un importante seguimiento tanto en su salida nocturna como en la diurna, principalmente gracias a que «tenemos un grupo de seguidores a los que llamamos cariñosamente 'los fieles' que hacen que nunca falte ambiente porque nos siguen todos los años, llueva o nieve. Incluso en los días de peor climatología nos acompañan durante buena parte del recorrido», recalca agradecida. Y es que el tiempo determina la presencia de público para muchas compañías y ésta no es una excepción: «Dependiendo del tiempo, unos años viene más gente a vernos y otros, menos; y el día 20 por la tarde también suele venir gente de Txomin, que también les hacemos una visita. Y si no, el ambiente ya lo ponemos nosotros, que poco nos hace falta», reconoce entre risas.

Sabiendo hasta qué punto disfrutan de la fiesta Manchado y muchos de sus compañeros, no es sorprendente que su fiesta no termine con el último redoble: «Terminamos de tocar entre las 3.00 y 3.30 h. de la madrugada y muchos nos vamos en cuadrilla a seguir con la fiesta a El Antiguo. Y después de terminar de tocar el día 20 algunos nos solemos quedar por el barrio hasta que llega el momento de la Arriada», señala.

Una arriada diferente

Una arriada que es distinta a las demás desde hace un tiempo por exigencias del guion: «Antes tocábamos de 22.00 a 00.00 h. y hacíamos la Arriada a su hora, como suele hacerse, pero como tenemos a gente de fuera y a otros que trabajan, que no pueden, se ha decidido salir de 18.00 a 21.00 h. y 'los fieles' nos quedaremos para hacer la Arriada a las 00.00 h. en punto, sin música y en plan más íntimo», concluye.

 

Fotos

Vídeos