Una arriada de San Sebastián solitaria

Solamente una cuadrilla y pocas personas más mantuvieron la llama de la noche de la fiesta de San Sebastián en la plaza de la Constitución.

B. LUNA