La tamborrada de Donosti Zarra, en su salida por las calles del Antiguo. / RICARDO MARTÍN / FOTOCAR

Calle de la memoria Conciertos y «bailoteos» entre el viento

Mikel G. Gurpegui
MIKEL G. GURPEGUI

El 21 de enero de 1913 también estaban de resaca postfestiva. Claro que entonces el día de la tamborrada era muy diferente.

Hace un siglo aún no se sabía que los donostiarras acababan de vivir la última fiesta patronal con Raimundo Sarriegui en vida. El compositor que prestó su alma a la tamborrada y a otras festividades donostiarras fallecer�

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores