Karmelo Etxegarai Azpeitiko Ikastola. La fría mañana de la víspera de San Sebastián dejó paso al calor de la fiesta.

Tamborrada infantil

Pequeños redobles en Azpeitia

A falta hoy de la celebración principal del Día de San Sebastián, los niños llenaron de alegría los patios de los diferentes centros escolares de la localidad

ELI AIZPURU

El protocolo impuesto en los diferentes centros escolares de Azpeitia a la hora de celebrar las tradicionales tamborradas escolares hizo que ayer no fuera una víspera de San Sebastián al uso. Sin embargo, y pese a las pocas ganas de fiesta con que cuenta a día de hoy la localidad del Urola, fueron los más pequeños los que hicieron olvidar la situación excepcional y llenaron de alegría la villa por unas horas.

Los patios de los diferentes centros escolares azpeitiarras se llenaron de ilusión la víspera de San Sebastián. Ya desde muy pronto, por la mañana, la megafonía de Karmelo Etxegarai Azpeitiko Ikastola anunciaba que no era un día de la semana cualquiera. La Marcha de San Sebastián daba paso a Soreasuko Sebastian para continuar con los sonidos tan conocidos y queridos de estas fiestas. A las 11.00 en punto, el patio de Karmelo Etxegarai se llenó de color. Comenzaron a sonar los pequeños tambores. Miradas cómplices a los compañeros, gestos de aprobación, una pequeña sonrisa por aquí e incluso algún que otro bostezo, pero los txikis cumplieron con la tradición. Quizás, además, algo más tranquilos que en anteriores ocasiones, ya que el Covid hizo que los padres y madres no pudieran acercarse a ver la tamborrada, por lo que la distracción para los pequeños era menor. Eso sí, desde fuera, muchos de ellos, móvil en mano, no se perdieron el espectáculo y grabaron la escena como recuerdo de este especial edición.

Los alumnos de Iraurgi Ikastetxea quisieron también dar un toque de 'normalidad' al día y una agrupación desfiló por la calle por la mañana. Más tarde, aunque por turnos para evitar aglomeraciones, tocaron en el patio. Primero unos y después otros, se reunieron luego durante algunos minutos para desfilar todos juntos antes de retirarse y ofrecer así todo un repertorio tamborrero al unísono.

De igual forma lo hicieron en Azpeitiko Ikastola Ikasberri. Durante un buen rato -se tomaron su tiempo para salir ordenadamente de las aulas y coger cada uno su sitio en el patio- esperaron pacientemente hasta estar colocados y arrancar con los tambores. Ataviados con los trajes típicos de cantineras y cantineros, pelotaris, baserritarras, piratas y demás, alegraron la tarde a los presentes que, al igual que en el resto de centros escolares, se mostraban expectantes tras las verjas del patio, al no poder acceder al recinto por razones obvias.

Así, fueron los escolares los que pusieron el ambiente festivo en Azpeitia ya que por lo demás, la fiesta brilla por su ausencia en localidad del Urola. El Ayuntamiento ha suspendido todos los actos de San Sebastián además de las tamborradas, tras el acuerdo adoptado por las diferentes agrupaciones que componen la celebración de las mismas.

Por tanto, ni tamborrada de la víspera, ayer, ni Tamborrada infantil hoy. Por no haber, la localidad no cuenta ni con la tradicional megafonía que llena las calles con las marchas típicas de esta celebración. El balcón consistorial tampoco se ha engalanado para la ocasión en Azpeitia. Pero que no decaiga el ánimo, ya queda menos para la Tamborrada 2023.