Una fiesta solidaria e integradora de la mano de Matiazaleak

La tamborrada de Matiazaleak, el pasado domingo en el ensayo./PEDRO MARTÍNEZ
La tamborrada de Matiazaleak, el pasado domingo en el ensayo. / PEDRO MARTÍNEZ

Trabajadores, familiares y voluntarios de Fundación Matia ponen en marcha una nueva tamborrada en la que participarán algunos residentes

Dani Soriazu
DANI SORIAZU

Este día de San Sebastián será muy especial para los residentes de los centros de la Fundación Matia. Por primera vez saldrá una tamborrada formada por trabajadores, voluntarios y familiares que, además, integrará a las personas que viven en estas instalaciones y a las que les encanta disfrutar de esta fiesta, aunque en algunos casos se hayan visto limitados a la hora de hacerlo. «La idea ha estado ahí revoloteando mucho tiempo y este año nos hemos decidido a impulsarla, con la idea de pasarlo bien y fomentar la cohesión y la integración con nuestros residentes y sus familias», apunta Ainhoa Arrillaga, una de las impulsoras de esta nueva tamborrada, que se enmarca dentro de la iniciativa Matiazaleak.

La compañía la integran un total de 61 personas, tres de la cuales serán residentes de alguno de los cinco centros que Matia Fundazioa tiene en la ciudad. «Hemos identificado a esas personas para quienes esta jornada festiva es significativa, y lo hemos hecho a través de los responsables de cada uno de los centros», explica Arrillaga.

Los detalles

La compañía
Matiazaleak. 61 personas entre trabajadores, familiares y voluntarios de Matia.
Vestimenta. Cocineros y aguadoras con los colores corporativos de la fundación
rosa y gris.
Recorrido
10.30 en la sede de Matia Bermingham; Iza (10.45); Konporta (11.10); Teresatxo (11.20); Café de Mario (11.40); plaza Sert (12.15); Luberri (12.35); Kaffe Berri (12.55); Rezola (13.30); y Bermingham (13.55).

El componente solidario de esta tamborrada es más redondo si cabe ya que estos puestos se ofrecen sin coste alguno para estas personas.

La necesidad de alcanzar el mínimo de 60 personas exigido para completar la compañía, ha sido uno de los obstáculos que se han encontrado por el camino pero que han sido capaces de sortear sin problemas. También han encontrado mucho apoyo por el camino. Así, destacan la ayuda de Jakintza Kultur Elkartea y del Ayuntamiento de Urnieta.

El vestuario de cocineros y aguadoras tendrá los colores corporativos de fundación: el rosa y el gris. Con ellos tocará la banda Abiyuan de Hondarribia en un recorrido que iniciarán a las 10.30 horas desde su sede de Lugaritz y que terminará a las 13.55 horas en el mismo punto.

Además, como contrapunto a las costumbres dentro de las tamborradas, en la de Matiazaleak la dirección de los tamborreros será compartida y paritaria. Así, dirigiendo a los tambores habrá dos personas y otras dos harán lo propio con los barriles. En total, dos hombres y dos mujeres que a mitad del recorrido cambiarán de función «de forma que ellos también tendrán dos maneras diferentes de vivir la fiesta».