La fiesta salió «redonda» una vez más

Ayer fue una jornada de limpieza y desmontaje del escenario en la plaza de la Constitución./MICHELENA
Ayer fue una jornada de limpieza y desmontaje del escenario en la plaza de la Constitución. / MICHELENA

40.000 personas vieron el desfile de la Tamborrada Infantil y aumentó un 10% el público no donostiarra. Valoración positiva de la reducción del repertorio en la izada y aplauso general a la «magnífica» arriada, que el año que viene «será especial» por el 150 aniversario de la Unión Artesana

Aingeru Munguía
AINGERU MUNGUÍASAN SEBASTIÁN.

Una fiesta «redonda». Así calificó el alcalde el fin de semana más donostiarra del año, con mucha gente en la calle, pocos incidentes y alegría en todos los barrios. Donostia Festak precisó que ha sido uno de los días de San Sebastián más multitudinarios, gracias a que coincidió con el fin de semana, con una presencia de público que rondó las 40.000 personas en el desfile infantil. Los escasos cambios introducidos este año, como la reducción del repertorio en la izada, han sido valorados «positivamente» y ya todas las miradas están puestas en el 2020, un año en el que el protagonista de la arriada, la Unión Artesana, cumple siglo y medio y nadie duda de que habrá un cierre festivo «especial».

Eneko Goia repartió su tiempo entre su función institucional en los momentos claves de la fiesta y su participación en la Tamborrada de Lurgorri, a la que sumó tras la izada poniéndose el traje de tamborrero a todo correr en el mismo edificio consistorial de la plaza de la Constitución. El regidor consideró que lo más destacado ha sido «el fenomenal ambiente que se respira y vive por toda la ciudad. La Parte Vieja, el Centro y los barrios viven la fiesta a su manera y cada lugar tiene su particularidad».

La participación y asistencia en la izada, la arriada y la Tamborrada Infantil demuestran, en su opinión, que «toda la ciudad se vuelca con la fiesta». En esta ocasión se ha constatado la presencia de «mucha gente que nos ha visitado desde el resto de Gipuzkoa y de Iparralde». Goia consideró, además, que los actos institucionales de entrega de la Medalla al Mérito Ciudadano y el Tambor de Oro fueron «brillantes», con «buenos momentos y emoción».

Algo siempre positivo; La Guardia Municipal tuvo poco trabajo. El incidente más destacado fue un incendio que se produjo en la cocina de un bar de la calle Aldamar que requirió el sábado de la presencia de los bomberos y fue sofocado sin más consecuencias. «Los donostiarras hemos demostrado nuestro carácter alegre, bullicioso y participativo, y ahora toca trabajar para empezar a preparar la fiesta del próximo año», concluyó Goia.

Fin de semana

La lluvia no logró condicionar la jornada y sólo puso la nota de color durante la arriada. La debilidad y la intermitencia de las precipitaciones y la coincidencia de la fiesta con el fin de semana ayudó a llenar las calles por la noche y durante el día.

Donostia Festak cifró en unas 40.000 las personas que el domingo asistieron al desfile de la Tamborrada Infantil, «unos datos que el año pasado parecían imbatibles (era sábado) y que en esta ocasión al coincidir en domingo han crecido de forma sustancial», según indicó el concejal de Fiestas, Alfonso Gurpegui. «Podemos hablar sin miedo a equivocarnos de al menos un 10% más de asistencia de público procedente de las ciudades y pueblos limítrofes, además de una importante presencia de público francés».

Esta conclusión la obtiene Donostia Festak de los datos (provisionales) que facilitan los parkings, de los que provienen de Euskotren y de la percepción directa en la Parte Vieja, donde se constató «muchos más franceses que el año pasado», según explicó la directora de la entidad organizadora de la tamborrada, Mariaje Torres. Las cifras de público en la izada y arriada y en el desfile infantil se obtienen contando las filas de personas que hay en cada tramo del evento. «Nuestras cifras más que tirar por lo alto suelen ser más bien conservadoras», apostilla.

Los niños realizaron el recorrido entre Alderdi Eder y la plaza de Gipuzkoa en 42 minutos. «Llovió pero poquito y la Infantil ofreció un espectáculo colorista, amable y bullicioso», según indicó el concejal.

Repertorio más reducido

La izada y la arriada congregaron «más gente que el año pasado». Este año no se realizó la estimación de aforo en la izada, que el año pasado reunió a unas 8.000 personas, pero sí en la arriada donde acudieron unas 6.500 personas. Hay una buena impresión entre los organizadores de cómo funcionaron los cambios, con la llegada y salida de Gaztelubide al escenario a los sones de Tatiago y Gau Ibilera y, sobre todo, con la reducción del repertorio de 11 a 8 canciones, para agilizar y dar ritmo al acto de inicio de la fiesta.

Gurpegui señaló que dio al impresión de que Gaztelubide llegó un poco pronto al escenario y quizás haya que «ajustar un poco los tiempos», pero se mostró satisfecho del resultado final. Torres indicó que lo que se pretende es que el actor principal de la izada «llegue al escenario con la obra de teatro ya empezada» en un afán por realzar la función. En las próximas semanas organizadores y protagonistas de la fiesta se reunirán para efectuar una puesta en común de cara a futuras ediciones.

Pese a que le tocó bailar con la más fea por la lluvia, la arriada «fue todo un éxito», en opinión de Donostia Festak. «El año pasado era el primero en el que la Unión Artesana arriaba la bandera con la compañía de representantes de otras tamborradas y este año la puesta en escena ha salido mucho mejor, con un esfuerzo de integración maravilloso y con un resultado brillante». Pese al chaparrón, el ambiente fue «fantástico». Festak no duda de que el año que viene la arriada será «especial» porque su protagonista principal, la Unión Artesana cumple 150 años.

Gurpegui destacó igualmente que todos los actos «se han desarrollado con puntualidad británica» y que no se registró «ningún incidente» en el centenar y medio de tamborradas, y mostró su agradecimiento a las personas que desde los servicios públicos (agentes de tráfico, guardias municipales, bomberos, efectivos de limpieza...) o el ámbito privado «han colaborado para hacer el día de San Sebastián más grande».

Tamborrada