Una alegre arriada bajo la lluvia despide el día grande de San Sebastián

La tamborrada de la Unión Artesana, protagonista de la Arriada.

La tamborrada de la Unión Artesana despidió un año más el día grande de San Sebastián con las marchas de Sarriegui

XABIER GARATESan Sebastián

La Tamborrada 2019 ya es historia, y de la buena. Los donostiarras han exprimido al máximo las 24 horas que da de sí esta fiesta, con la prórroga de un buen puñado de minutos más en la Arriada de la bandera de San Sebastián en la 'Consti' al son de los tambores de la Unión Artesana. La lluvia hizo acto de presencia pero nadie le hacía caso en la abarrotada -otra vez- plaza de la Parte Vieja durante uno de los cierres festivos más multitudinarios que se recuerdan.

Los doscientos integrantes de la Unión Artesana pusieron el broche a 24 horas de buen ambiente, acompañados de 87 componentes de otras tamborradas que se unieron a su buen hacer desde la plaza de Sarriegui. Hoy es festivo y ello ayudó a que la plaza de la Constitución luciera uno de sus mayores aforos. Como también hiciera la Tamborrada de Gaztelubide en la izada, la marcha tamborrera protagonista del acto final de las fiestas subió al escenario con la interpretación de Tatiago.

En los balcones de la Biblioteca Municipal bailaba buena parte de la corporación municipal, los 50 vecinos donostiarras agraciados en el sorteo para asistir al cierre festivo desde tan privilegiada posición y el propio alcalde, Eneko Goia, acompañado de la Tambor Oro, Rosa García.

Los trescientos protagonistas de la ceremonia continuaron su repertorio sobre el tablado con Diana, Polka, Retreta, Iriyarena, Caballería de Gallos, Caballería de Viejas y Ataque de Herriko Semes. A medianoche todos contuvieron al aliento y estuvieron atentos a las campanas del reloj de la plaza, un sonido que el año pasado nadie oyó. Cuando las manecillas coincidieron y sonó la primera campana, el Tambor Mayor, Asier Oyarzábal, hizo caer su bastón para interpretar la Marcha de San Sebastián. Se acababa la fiesta, pero en San Sebastián siempre quiere media hora más y, como es tradición, llegaron la Marcha de Deba, Cosacos del Kazán, Txuri Urdin, Aupa Gizona, Prashkuarena, Ixilik Dago y el adiós llegó con el Gau Ibilera.

Ya ha llovido desde la emotiva Izada de la Bandera de San Sebastián el sábado en una plaza de la Constitución abarrotada. Parece que han pasado siglos dada la hiperactividad que ha vivido la ciudad. La noche fue larga para muchos, o corta, según se mire. Las cenas en sociedades y restaurantes rebosaron de buen ambiente en una víspera que al coincidir con el fin de semana contó con más efectivos.

Niños y padres tuvieron que madrugar más. Afortunadamente el tiempo respetó a la Tamborrada Infantil, que ha transcurrido con normalidad pese a que la lluvia ha aparecido brevemente. No fue ni mucho menos suficiente para ahogar la ilusión de los txikis que, por si acaso, han desfilaron con rapidez por las calles del centro de San Sebastián antes de cayera más.

Mientras tanto el salón de plenos del Ayuntamiento donostiarra acogía la ceremonia de entrega del Tambor de Oro 2019. Rosa García lo recibía con emoción tras los elogios del alcalde Eneko Goia: «una mujer excepcional, luchadora, comprometida y solidaria». La homenajeada, portavoz de Stop Desahucios Gipuzkoa, ha querido destacar la 'cara B' de San Sebastián. Una capital que, ha defendido, más allá de su vertiente turística es una ciudad «llena de solidaridad y compromiso, socialmente cohesiona e igualitaria».

Entrada la tarde la ciudad seguía rebosante de alegría y melodías por todas sus esquinas. 147 , cuatro más, son las tamborradas de adultos que llevaron la fiesta a cada calle este año.

Tamborrada 2019